Robbie Williams se salva de incendio

Eleonora Jimena Rivera 
Agencia Reforma

CDMX.- Robbie Williams escapó este miércoles, junto con otros huéspedes, de un gran incendio en el hotel de lujo Mandarin Oriental donde se quedaba en Londres, informó Daily Star.
En un video captado por una de las personas que huyó del fuego, se puede ver a Williams bajar por las escaleras de emergencia para ponerse a salvo.
La brigada contra el fuego de Londres mandó 20 camiones y a 120 bomberos para combatir el gran incendio y no se reportaron heridos.
El cantante, de 44 años, se hospedaba en Londres por su aparición de este fin de semana en el Soccer Aid. En el video, Williams utiliza una chamarra negra de Unicef.
La actriz Holly Valance también reportó el incidente a través de Twitter, pues vive muy cerca del hotel, y compartió un video del incendio.
El hotel Mandarin Oriental es bastante popular entre famosos como Helen Mirren, e incluso entre la realeza inglesa, en 2011 la Reina Isabel organizó ahí un evento la noche anterior a la boda de los Duques de Cambridge.
Recientemente, Robbie Williams habló sobre sus problemas de salud mental.
El cantante británico, de 44 años, dijo padecer una enfermedad que quiere matarlo, informó The Sun.
“Afortunada y desafortunadamente, debido a mis propios medios, me inclino a sabotearlo todo. Tengo una enfermedad que quiere matarme y está en mi cabeza, así que debo luchar contra eso.
“A veces me sobrepasa y a veces es una herramienta que necesito para subir al escenario. A veces vivo feliz y todo es maravilloso”, explicó el intérprete, quien se encuentra en Australia por su gira The Heavy Entertainment Show.
Williams afirmó que la mayoría del tiempo debe lidiar con su mal.
“Pero la mayoría del tiempo soy un humano, teniendo una experiencia humana, tratando de superar las pruebas y angustias que están entre mis oídos”, agregó.
A finales del año pasado Williams reveló que estuvo internado una semana en cuidados intensivos ya que médicos le encontraran anomalías en el cerebro.

¡Participa con tu opinión!