Incipiente estrategia, con apenas un año de instrumentación en 366 calles de la ciudad de Aguascalientes, los comités de Buen Orden son una oportunidad real para expulsar gradualmente de las colonias hacia la periferia a los grupos delincuenciales, lo que exige de sus miles de colaboradores un compromiso personal y constante para recuperar antiguos valores como el confiar en sus vecinos y en sus policías, creando un sentido de pertenencia y cohesión social.
Comunicación permanente entre los vecinos de una calle es el reto de los comités de Buen Orden, lo cual se logra por el uso del silbato, de líneas de Whatsapp, de alarmas instaladas en la vía pública y esencialmente la relación directa entre las personas, orientados por los cinco integrantes de cada una de las mesas directivas de estos órganos de protección ciudadano, en coordinación con la policía comunitaria.
Hasta ahora entre 150 y 200 colonias y fraccionamientos del Municipio de Aguascalientes se han organizado al aceptar esta estrategia de prevención de delito, que abarcan sólo 366 calles, las cuales generan un promedio de sesenta denuncias semanales por cada uno de los seis destacamentos (Insurgentes, Centro, Morelos, dos en Jesús Terán y Pocitos) en que se encuentran dividida la policía comunitaria.
Por voz propia de los vecinos organizados de los comités de Buen Orden, la incidencia delictiva en sus colonias ha bajado prácticamente a cero, luego de estar inmersos en un clima de temor, enojo y frustración por los asaltos o robos de vehículos, a casas habitación, cristalazos, a transeúntes, de celulares, a comercios, o bien los grupos de drogadictos en las esquinas.
COMPROMISO Y ACOMPAÑAMIENTO.- La Dirección de Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Aguascalientes, una vez que establece el compromiso con cada comité de Buen Orden que se organiza en la ciudad capital, no los vuelve a dejar solos, pues el éxito se conquistará si se mantiene la coordinación constante con la ciudadanía, al menos una vez por quincena se ofrecen nuevas capacitaciones.
María Guadalupe Gallegos León, directora de prevención del delito, advierte que la delincuencia será empujada fuera del estado de Aguascalientes en la medida en que más ciudadanos se organicen en sus calles y para finales del 2018 se tiene la meta de contar ya con 560 comités de Buen Orden.
En los últimos meses, los comités de Buen Orden han detenido directamente a cuatro presuntos delincuentes mientras cometían los hechos ilícitos, los cuales fueron entregados a las corporaciones policiacas.
Veintidós elementos participan actualmente en el programa de policía comunitaria, quienes son los responsables de apoyar a los ciudadanos de los comités de Buen Orden, y para multiplicar esta estrategia se requiere que se duplique a cuando menos cuarenta personas.
Los ciudadanos que conforman los comités de Buen Orden se han convertido en los mejores ojos de la policía municipal, y luego de que reciben la información, capacitación y la guía apropiada, pueden desarrollar su labor de salvaguardar la integridad de sus personas y bienes en sus calles, siempre en coordinación y comunicación con la policía comunitaria.
EN TROJES DE ORIENTE II.- Fernando Mendoza Sánchez, presidente del comité de Buen Orden de la calle Monte Blanco, en el fraccionamiento Trojes de Oriente II, al norte de la ciudad capital, coordina los esfuerzos de unas 70 familias y propietarios de negocios, y se organizaron porque en octubre-noviembre 2017 hubo el robo de 9 casas, cinco asaltos a peatón con violencia, todas mujeres, ocho cristalazos. Y tras organizarse, ahora sólo se ha registrado un robo a una casa y de una batería.
Adicionalmente procedieron a limpiar el camellón central de su calle para dejarlo sin maleza ni posibles escondites para los delincuentes, así como iluminarlo con reflectores hacia la calle y el camellón, acompañado de la alarma vecinal, cuya estrategia ya funciona en cuatro comités de Buen Orden del municipio de Aguascalientes.
Luego informa que buscó asesoría con comités vecinales de Chile y España en el uso de alarmas vecinales, quienes compartieron sus experiencias y protocolos establecidos, lo que ahorra mucho tiempo en la experimentación de prueba-error.
Además asevera que “la inseguridad pública debe combatirse con organización social, no con llevar armas de fuego al interior de los hogares y los negocios, motivo por el cual se acercaron con la Policía Municipal para orientarse y posteriormente convertirse en los informantes, en las orejas y en los ojos de la autoridad policiaca”. La llamada telefónica del Grupo Monte Blanco es atendida en menos de cinco minutos por parte de la policía preventiva.
EN EL LLANITO.– En amigos y compañeros se transforman los ciudadanos y los policías que colaboran en esta estrategia, expresa José de Jesús Medrano, presidente de la calle San Francisco, de la colonia El Llanito, quien aclara que las líneas de Whatsapp se emplean únicamente para reportar situaciones de emergencia, donde el vecino presencia directamente un delito, pero no interviene, solicita el apoyo policiaco. Denunciar a gente sospechosa y que no son del barrio.
En este grupo de vecinos participan unas diez familias de la calle San Francisco, ubicada entre las arterias de Cosío a San Eduardo, aunque entorno a ella existen otros comités de Buen Orden. Los integrantes de cada grupo se comunican por dispositivos electrónicos con la línea del Whatsapp, así como la llamada telefónica directa.
En esta zona, los delitos más frecuentes eran los cristalazos y el robo de estéreos y baterías de automóviles, así como a casa habitación. Pero sobre todo se adoptó la estrategia como una medida preventiva al saber que vivían cerca algunos delincuentes o gente conflictiva, quienes finalmente optaron por marcharse del lugar.
EN EL MODERNO.- Es vital que cada ciudadano denuncie para acortar la impunidad y propiciar la salida de la delincuencia de las colonias que se organizan en los comités de Buen Orden, manifiesta la presidenta de la calle Sor Juana Inés de la Cruz, Nicolasa Aquino Burruel, en el fraccionamiento Moderno, quien reconoce que la resistencia de algunos vecinos es una realidad al negarse a participar y colaborar, pero hay que seguir trabajando para lograr la cooperación integral y recuperar la paz y la armonía en las calles citadinas.
Un elemento positivo de los comités de Buen Orden es compartir la información pertinente a la comunidad para que sepa cómo actuar en determinadas situaciones de emergencia, sin ponerse en situación de riesgo. En esta red participan alrededor de 136 personas.
Esta zona citadina llegó a registrar hasta cinco incidentes semanales, pero gracias a esta estrategia redujo a totalmente tranquilo en los últimos tres o cuatro meses. Y para ello se requiere la vinculación social, el trabajo sistemático, la presencia frecuente de los elementos policiacos y la participación permanente de los vecinos.
EL ORIGEN.- La estrategia de los comités de Buen Orden tiene como antecedente a los comités del Vecino Vigilante, pero la presente administración municipal decidió profundizarlo más a través del departamento de proximidad, que ahora cambió por políticas públicas internacionales al término de policía comunitaria, el cual busca cohesión social, generar sentido de pertenencia que implica que los vecinos se conozcan y convivan entre ellos, para que se apoyen y se protejan entre sí.
Los comités de Buen Orden no se limitan a cuestiones de seguridad pública, reciben los 26 programas preventivos con que cuenta la Dirección de Prevención del delito de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, pero también se trabaja coordinadamente con la Coordinación de Protección Civil, a fin de ofrecer la información y la capacitación oportuna y adecuada a todos los integrantes de las colonias y zonas comerciales de Aguascalientes.
La mesa directiva de los comités de Buen Orden se integra por un presidente, secretario, un tesorero y dos vocales, quienes se encargan de coordinarse e informar a todos los vecinos de sus calles.
En la demarcación se Pocitos se cuenta con 60 comités de Buen Orden; en Terán Norte hay 60; en Terán Sur suman 67; en Morelos operan 73; en Insurgentes otros 67 y en la zona centro otros 30.
Esta estrategia obliga a un compromiso a cada una de las personas que deciden participar en ella, aquí se necesita que autoridades y vecinos se reúnan, dialoguen y se pongan de acuerdo para solicitar la capacitación necesaria en pos de la tranquilidad y la seguridad ciudadana.

¡Participa con tu opinión!