El Heraldo de Aguascalientes

Rinconcitos por descubrir

Ana Gabriela Rezc
Agencia Reforma

Estas vacaciones, disfruta de la tranquilidad que reina en algunos paraísos ocultos de las costas mexicanas. A continuación te presentamos cinco destinos de sol y playa no tan conocidos donde podrás escaparte y desconectar.

Playa Los Algodones
San Carlos, Sonora
Hermosa, solitaria y limpia. Así es esta playa sonorense que cuenta con dunas de arena blanca y en donde se puede bucear, practicar windsurf o montar a caballo. A 15 minutos en automóvil se encuentra el pueblo pesquero La Manga. Vale la pena el viaje para comer pescado zarandeado en la marisquería Doña Rosita.

Isla de la Pasión
Lázaro Cárdenas, Quintana Roo
Explora este tesoro del Caribe mexicano, ubicado a menos de 15 minutos en lancha de Holbox. Aunque por las leyendas de amor y la privacidad se presta el destino para disfrutarse en pareja, también se pueden realizar actividades de aventura con amigos, como paseos en kayak o en Jeep para explorar sus encantos. En este paraíso no dejes de comer un Tikin-xic, pescado a las brasas con axiote.

Bahía Cacaluta
Huatulco, Oaxaca
Podrás identificarla del resto de las Bahías de Huatulco, en total son nueve, por la forma abierta que asemeja un corazón. Disfruta de su arena clara y agua cristalina que se funde en el horizonte en un azul oscuro. Eso sí, toma previsiones: lleva sombrilla, agua y comida, que bien puede ser un típico ceviche de pescado. Como dato curioso, aquí se grabó una escena de la película “Y Tu Mamá También”.

Playa Mayto
Cabo Corrientes, Jalisco
Al estar considerada como playa virgen, resulta una excelente opción para los amantes del ecoturismo. Hunde tus pies en su fina arena y practica surf. O bien, recorre sus esteros y manglares donde habitan distintos peces, aves y reptiles. Para almorzar, puedes desplazarte a la bahía Tehuamixtle, famosa por sus ostiones de piedra y pescado fresco; el recorrido toma menos de 10 minutos en auto.

El Madresal
Tonalá, Chiapas
Déjate seducir por el oleaje moderado de sus playas, vete de pesca u opta por visitar el santuario natural de cocodrilos, que son algunas de las actividades que ofrece el centro ecoturístico del sitio. Para llegar, toma una lancha desde la comunidad Manuel Ávila Camacho, ubicada a 45 kilómetros de Tonalá; el viaje tiene un costo de 25 pesos por persona. Aquí prueba el róbalo a la leña.