El Seguro Popular no debe desaparecer, al contrario, debe fortalecerse para continuar la atención médica y quirúrgica gratuita a las personas que carecen de seguridad social y que necesitan de estos servicios, de ello depende su vida o calidad de la misma, destacó el director estatal de este programa, Miguel Ángel Piza Jiménez.

En Aguascalientes, suman 380 mil los afiliados y a partir de este año, se eliminó el requisito de reafiliarse anualmente, ahora se hace en forma automática. Dado que esta modalidad, es solo para la población desprotegida, son rechazados quienes tienen IMSS o ISSSTE, y para ello, se cruza información con estas instituciones.

Se atienden casos de cáncer en adultos, en niños y adolescentes; tratamiento antirretroviral de VIH/Sida, cuidados intensivos neonatales; trasplantes de corazón, pulmón e hígado; implantes cocleares para quienes presentan pérdida auditiva, que incluyen la cirugía, aparatos y rehabilitación; también se atienden problemas vasculares y otros, en el entendido de que se cubren 1,600 enfermedades.

Además, ya se creó el mecanismo de portabilidad entre entidades federativas para garantizar el acceso de los afiliados a los servicios de salud, sin importar su residencia y el lugar donde necesiten la atención médica.

Y para garantizar la aplicación correcta del presupuesto, se establecieron de cuatro a siete años de prisión y multa de mil a 500 mil días de salario mínimo, a quien desvíe recursos del Seguro Popular. Este año se ejercen localmente 280 millones de pesos, de los cuales el 40% se destina al pago de enfermeras, médicos y demás personal de apoyo; el 30% a medicamentos, el 20 % se eroga en acciones de prevención y el resto a infraestructura.

En cuanto a la modalidad de Seguro Médico Siglo XXI, explicó que es un esquema que cubre cualquier padecimiento de niñas y niños menores de cinco años de edad incorporados al Seguro Popular.

Reconoció que no se cubren enfermedades renales, de ahí la importancia de que se apruebe una partida adicional para garantizar las hemodiálisis.

Reiteró que por los beneficios sociales que representa, el Seguro Popular no debe desaparecer, en todo caso que el nuevo Gobierno Federal, le cambie el nombre, pero que no pierda su esencia.