El Heraldo de Aguascalientes

Rieleros “regaló” dos carreras y Tijuana adelanta la serie 2-1

De “caballito”, Cyle Hankerd dio el triunfo a los Toros de Tijuana sobre los Rieleros de Aguascalientes, por pizarra de 4 carreras a 3, en el tercer juego de la serie celebrado en el Parque Alberto Romo Chávez, en un encuentro donde el umpire en jefe José Lamadrid se “cansó” de esquilmar los buenos lanzamientos del equipo de casa, marcando simplemente bolas y por ende el descontento de la afición.

El partido comenzó con el ataque tempranero de los Rieleros de Aguascalientes, quienes de la mano de José Vargas le pusieron número a la casa en el segundo episodio, pues el infielder voló a doña blanca por el jardín izquierdo, poniendo el 1 a 0 en la pizarra.

Los cañones de Aguascalientes volvieron a hacer daño en la cuarta entrada, cuando “Jesse” Castillo se encontró con la bola y la mandó al otro lado de la barda central, escribiendo en 2 a 0 en la pizarra.

Mientras esto sucedía, Roy Merritt se encargaba de mantener en ceros a los astados, quienes pudieron hacer la de la quiniela hasta el quinto rollo, cuando desafortunadamente al abridor de la máquina se le llenó la casa de enemigos, por lo que de “caballito”, Jorge Cantú, fue el encargado de pisar el home, tras la base que se le dio a José Guadalupe Chávez, dejando el resultado 2 a 1.

Los locales se volvieron a despegar de sus rivales en la conclusión del sexto capítulo, esto gracias al segundo cuadrafónico de la noche de “Jesse” Castillo, quien por la misma vía del anterior, se despidió de la pelota, escribiendo el 3 a 1.

Los bureles le volvieron a pegar a la serpentina de Merritt en el inning de la suerte, cuando el umpire de home, “perdonó” severo ponche a Alex Liddi, quien después conectó batazo de cuatro esquinas, haciendo que la pizarra se modificara 3 a 2, ante la inconformidad de los aficionados que veían como se acercaban los bureles.

Cabe mencionar que en la séptima entrada, parte de los aficionados que se encontraban en las tribunas abuchearon a Carlos Rodríguez, por sus fallas con el madero, sobre todo cuando tuvo gente con posibilidades de anotar.

Por parte de los Toros, el empate llegó en la parte alta del octavo rollo, cuando falló el relevo del zurdo Gabriel Aguilar, pues Corey Brown conectó sencillo al derecho para dejar que Dustin Martin anotara, por lo que Homar Rojas se encargó de hacer un cambio de pitcher, mandando a la loma a Edwin Salas, quien tampoco tuvo suerte y por si fuera poco de nueva cuenta “lució” en contra el protagonismo del umpire en jefe, llegando la anotación de Cyle Hankerd, quien entró de “caballito”, después del pasaporte a Juan Apodaca.

Al inicio de la novena entrada, hubo un pequeño contratiempo, ya que los aficionados que se encontraban detrás del dugout de los Toros -azuzados por un jugador tijuanense- lanzaron algunos líquidos, lo que provocó que los ánimos se encendieran, pero no pasó a mayores, pues rápidamente el cuerpo de seguridad intervino para calmar los ánimos y sacar del parque a los revoltosos, pero no conforme con esto, la lluvia comenzó a caer, aunque este último punto no provocó estragos en el campo, por lo que se pudo continuar con el duelo.

Al final, ninguna de las dos novenas hizo más, por lo que el tercer juego de la serie de playoffs, fue para los fronterizos con pizarra de 4 carreras a 3.

El pitcher ganador fue Carlos Fisher con una entrada, donde sólo dio 1 base y ponchó a 2 enemigos, mientras que le perdedor fue Linder Castro con .2 innings de labor, donde aceptó 3 hits, 2 carreras y dio 1 pasaporte.

En este juego, Jason Urquídez se anotó su segundo salvamento.

El día de hoy será el cuarto partido entre ambas novenas, el cual está programado a las 19:30 horas en el Parque Alberto Romo Chávez, siendo los lanzadores probables Emmanuel Torres (4-3; 2.79 CL) contra Horacio Ramírez (3-1; 3.86 CL) de los fronterizos.