CDMX.-Luego del trancazo, a Angélica María no le quedó más que reírse de sí misma.
Y tras ver en varias ocasiones los videos en redes sociales que circulan del momento en que cantaba “Siempre Sola”, en el Auditorio Nacional, y se tropieza con la bocina, se vuelve a reír.
“¡Ay sí! Pues ‘azotó la res’… ¡Vaya ranazo que me di! Pues me tropecé con la bocina y fui a dar al suelo.
“He visto los videos y me río mucho. No puede ser de otra manera. ¿Qué hacemos cuando vemos que alguien se cae? Nos reímos. Y no paro de reír, aunque adolorida, no me queda más que reírme de mí”, comentó la cantante en enlace telefónico desde su casa en Los Ángeles.
La también actriz, quien forma parte del combo de rockeros de antaño que cantan en el recital “Juntos por Última Vez”, se tropezó la noche del sábado en el Coloso de Reforma, y causó la preocupación de la concurrencia que le aplaudió y la impulsó a seguir adelante.
“Pausamos unos minutos, no me pude levantar inmediatamente. Se me acercaron los paramédicos y les dije que se esperaran, que no me levantaran de golpe porque estaba mareada.
“Cuando sentí que se fue un poco el dolor, les dije que no me iba, dije ‘aquí tengo que acabar mi show’. No quise subirme a la camilla. El público lindo, hermoso, me echaba porras, me gritaban cosas muy lindas, muchos querían ayudarme. Lo único bueno de esta experiencia, es ver a este público maravilloso queriéndome”, expresó la intérprete de “No Es Mejor Que Yo”.
Tras la revisión en un hospital de la Ciudad de México, Angélica María recibió indicaciones de reposo, medicamentos para el dolor y vendarse.
“Estoy fuerte todavía, tengo 73 años, pero sigo fuerte. Eso sí, me duele mucho. Estoy bien vendada, el doctor me dijo que lo hiciera, me quito el vendaje sólo para bañarme. Fue sólo el golpazo, mis costillas están bien, sólo es lo adolorido”. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)