A un año de su instalación, el Congreso del Estado debe marcar rumbo claro respecto de su quehacer para blindar al Estado con leyes y criterios firmes para que la oleada de ocurrencias de otros legisladores, federales y locales de otros estados, no nos alcance ni contamine.

Así lo demandó el presidente del Colegio de Abogados del Estado, Juan Fernando Amador Macías, quien refirió que las necesidades y posibilidades de la entidad como uno de los pocos territorios que en el contexto nacional “no está tan mal”, no se diluyan por intereses meramente políticos.

Consideró que a los legisladores locales se les observa alejados de la población, del sector productivo y de los temas que realmente atañen a Aguascalientes y a su dinámica de crecimiento y desarrollo.

“Hay deficiencias claras, como la falta de atención al seguimiento de las leyes que ellos mismos expiden y que tienen que ser de carácter general, para que se aplique con rigor a quien la infrinja o que dé resultados a quien la necesita”.

En entrevista, el presidente de los abogados colegiados lamentó que el Congreso del Estado mantiene inamovibles iniciativas que hace años fueron presentadas y es un rezago que no debe continuar más.

“Deben trabajar de una vez por todas para sacar adelante aquellas que son necesarias, de acuerdo a los tiempos y también desechar las que ya no lo son; además de proponer las que están acorde a los sistemas actuales de justicia, de productividad y de desarrollo de la sociedad en general”.

Cuestionó que aquí no se ha innovado nada para resguardar el auge que durante años mantuvo Aguascalientes en muchos temas y que se ha ido perdiendo porque las tendencias en otros puntos del país han ido para otros lados, poco exitosos por cierto.

Es el caso del tema educativo, donde Aguascalientes destacó en años pasados por sus claras políticas de atención y cobertura, lo mismo que en materia de impartición de justicia y su nuevo sistema que sigue teniendo muchas áreas de oportunidad para el estado, entre otros.