Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Suprema Corte de Justicia revocó la condena de 35 años de cárcel impuesta a dos secuestradores de Ciudad Nezahualcóyotl porque las audiencias públicas del juicio oral en su contra fueron presididas por distintos jueces.
El 15 de noviembre, la Primera Sala de la Corte ordenó por unanimidad reponer el juicio contra ambos acusados, quienes ya habían sido sentenciados en tres instancias judiciales por su participación en un secuestro perpetrado el 30 de septiembre de 2013, que fue frustrado poco después por la policía municipal.
La Corte reservó como “datos sensibles” el nombre de los acusados, pero uno de ellos es Julián Velázquez Ramírez, según registros de un tribunal federal.
El proceso ante el Juzgado de Juicio Oral en Ciudad Neza se desahogó en audiencias dispersas durante siete meses: un juez estuvo a cargo de noviembre de 2014 a febrero de 2015, y otro distinto que dictó la sentencia, Alberto Juárez Cervantes, de febrero a junio de 2015.
La Corte resolvió que el cambio de jueces durante el juicio oral violó el principio de inmediación del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), pues un elemento central es es que el Juez tiene que estar presente cuando comparecen los testigos y se desahogan las pruebas en audiencia pública.
El caso es emblemático de los problemas que puede tener el NSJP, ya que las audiencias no se pudieron realizar en días consecutivos, como debe ser, sino que se fueron aplazando por la dificultad para hacer comparecer a los testigos, que es una de la carencias crónicas del anterior sistema penal.
“Si el juez que dictó la sentencia no es el que percibió de manera directa y personal el resultado de las cinco pruebas personales señaladas, es dable concluir que se vulneró el principio de inmediación y, por consiguiente, el principio de presunción de inocencia, en la medida en que no existen garantías de que el juez haya contado con pruebas de cargo válidas para emitir su sentencia de condena”, afirmó la Corte.
El amparo no libera a los acusados, pero ordena que se repongan las audiencias ante un solo juez, lo que puede ser más difícil de cumplir que la primera vez.
Otro problema, tanto en los tribunales estatales como en federales, es la constante readscripción y ascensos de jueces, que pueden dificultar que la misma persona se haga cargo de un juicio oral si éste no se desahoga de manera concentrada en días consecutivos.
Velázquez y su coacusado alegan que no fue un secuestro para pedir rescate, sino que la víctima, de iniciales E.B.M., es gerente en una casa de empeño y les debía dinero por joyas y otros bienes que le entregaron.

¡Participa con tu opinión!