Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- No todas las situaciones médicas sin éxito son por negligencias del personal, dijo ayer el Secretario de Salud, José Narro, a propósito del caso del traumatólogo Luis Alberto Pérez Méndez, detenido y acusado de homicidio doloso eventual en Oaxaca.
“No tengo todos los datos ni toda la información, (pero) los casos de negligencia médica no tienen, afortunadamente, una frecuencia que nos preocupe, pero cualquier acto donde hay una dificultad tiene que ser revisado y están las instancias. Hay que resolver debidamente en justicia y con apego a la verdad”, señaló.
El funcionario aseguró que se reuniría con los responsables del área de salud en Oaxaca para aclarar los hechos ocurridos y el caso del médico del hospital privado San Lucas.
El Secretaría de Salud reconoció que, en ocasiones, hay condiciones laborales que dificultan el trabajo y que es necesario atender.
El 2 de abril, el traumatólogo pediatra Luis Alberto Pérez Méndez fue detenido en Oaxaca, luego de que un menor al que operó del codo falleció al presentar una reacción alérgica grave.
La fiscalía de Oaxaca lo acusó de homicidio doloso debido a que el hospital donde el médico operó no contaba con unidad de terapia intensiva, pero el movimiento de médicos “YoSoy17” afirmó que, en el País, 90 por ciento de hospitales no cuenta con esta área.
A través de Twitter, Germán Fajardo, director de la Facultad de Medicina de la UNAM, calificó como increíble, absurda e irracional la acusación contra el traumatólogo pediatra.
La Asociación Mexicana de Cirugía General también se pronunció al respecto: “Para ser médico y atender a un paciente nos formamos por 7 años, y para ser especialistas y efectuar una cirugía para salvar vidas, son 11 a 14 años y algunos casos más. #TodosSomosLuis”.
A través de redes sociales, médicos como Alejandro Macías, quien fue Comisionado Nacional para la Atención de la Influenza en México durante la epidemia de 2009, reprochó que “Pretender que si a un ortopedista pediatra se le muere un paciente, eso ocurrió porque quiso matarlo, es como pretender que el niño tenía una fractura porque sus padres quisieron que se fracturara”.