Moisés Ramírez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- “Ahora yo quiero el 15 (por ciento del desarrollo) y tú tienes que diluir tu 5”.
Así tal cual cerró un negocio Pedro Valdez Valderrama, ex director adjunto de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) con un desarrollador de la Ciudad de México que había caído en cartera vencida.
Dos audios en poder de Grupo REFORMA revelan las negociaciones del funcionario, quien presuntamente habría usado sus facultades para otorgar créditos a cambio de participaciones accionarias en los desarrollos de deudores emproblemados.
Un primer caso se refiere a Grupo Deptos, de la CDMX, que cayó en cartera vencida con la SHF y luego, con nuevos dueños, se transformó en la Constructora Haus Pedregal.
La grabación evidencia a un socio de Haus que le pide a Valdez Valderrama que lo apoye para evitar que el Comité de Riesgos de la SHF le cancele el crédito que había solicitado.
“Oye, esto te va costar una lana, güey”, dice Valdez.
A lo que el desarrollador le pregunta: “¿Una lana con quién, brother?”.
La respuesta de Valdez es contundente: “Conmigo”.
El desarrollador lanza el primer anzuelo: “Bah, unas buenas pedas, cabrón, y un buen porcentaje de este pinche business es muy buena lana”.
Y empieza la negociación: “Mi porcentaje va a subir, güey”, indica Valdez.
“Hijo, cabrón, güey, no mames. Oye, ya tienes un 10 (por ciento)”, implora el desarrollador.
El trato se cierra en el 15 por ciento, cuando Valdez le cuestiona: “A ver, ¿quién la cagó: tú o yo?”.
La admiración del desarrollador es evidente: “Neta, te quiero negociando de mi lado todas las próximas negociaciones que hagamos”.
Para corroborar que sí es Valdez el de la grabación, Grupo REFORMA tiene en su poder otro audio en donde el ex funcionario se identifica de nombre al atender una llamada telefónica en la que le piden una entrevista para Grupo Radio Fórmula.
En esa conversación se distingue el mismo tono y acento del ex director adjunto de la SHF, quien pide que sea su jefe, Jesús Alberto Cano Vélez, quien realice la entrevista.
En relación a los audios que exhiben negociaciones y presuntos moches, una segunda grabación revela una posible colusión de Valdez con un directivo de nombre Antonio de Adamanitine, una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, para lucrar sobre bienes inmuebles cedidos en dación de pago a la SHF.
Esta grabación muestra lo que sería una negociación del ex funcionario con el desarrollador para venderle en unos 35 millones de pesos los terrenos de un proyecto denominado La Vista Residences en Cabo San Lucas y que quedó en pago a la SHF.
A cambio, Valdez se quedaría con el 33 por ciento del negocio sin poner dinero.
Incluso, este último plantea la posibilidad de que el terreno salga en unos 20 millones de pesos, lo que elevaría más la Tasa Interna de Retorno (TIR), indicador clave de rentabilidad de un negocio privado.
“Te propongo una cosa, mira”, dice Valdez. “Hacemos un 66 y 33 (por ciento de participación). ¿Cómo ves, te sientes cómodo con eso?”.
El desarrollador duda: “¿De qué?”.
Valdez deja las cosas claras: “Del proyecto y del capital y todo lo que se necesite”.
Aclarado el panorama, la negociación prosigue: “Y entonces, ¿todo lo demás (para construir el proyecto) sacamos con un crédito puente?”, pregunta Antonio.
“Claro. Asumo que tú lo administres y construyes y todo. Creo que valdría la pena hacer una sociedad (empresa) explícita para eso.
“Si no la tienes, mete la oferta (de compra) como Adamanitine y luego ya después vemos cómo protocolizamos todo”, propone el funcionario.
Tratando de cerrar el trato, Valdez hasta ofrece facilidades: “Trataré de sacar seis meses de pago y, a lo mejor incluso, no sé, vemos si no pagamos los 30 (millones)… y la TIR se nos va para arriba”.
“La TIR se nos va para arriba”.
Valdez ya se siente parte del negocio.