En el XXXIII Encuentro Nacional de Jóvenes de la Renovación Carismática (Enjes), que congregó a 20 mil personas, el asesor latinoamericano, sacerdote Raúl de León, aseveró que las redes sociales se aprovechan como un trampolín para llegar a la juventud, pero el acercamiento y el contacto directo consigo mismo, entre personas y en el hogar es la forma de encontrarse con Dios.
“Un joven, un ser humano vale más que un dispositivo electrónico, porque cuando necesitamos ayuda lo pertinente es acudir a una persona para que nos abrace y escuche, la red social no hace eso; la Iglesia es ahora un gran hospital que permite recibir, conectar y demostrar el valor del ser humano”, expresó la coordinadora nacional de jóvenes en Brasil, Daniela Almeida.
En tanto, el sacerdote Raúl de León aseveró que los jóvenes se encuentran ansiosos de creer y ellos son religiosos por esencia, pero a los adultos, a los sacerdotes, a las familias les toca otorgar las herramientas para que sepan en quién realmente creer, no oponerse, no ser cortinas de humo. “Los seres humanos deben ser congruentes en su decir y hacer para demostrar a los demás cómo nos podemos transformar, unidos al Espíritu, sin miedo”.
Por su parte, la predicadora de Paraguay, Silvia Mariela, aseveró que “los jóvenes necesitan propuestas, porque la fe no se impone, se propone; en el Enjes se propone un camino para encontrar la felicidad, porque es un hecho que las decisiones importantes se toman cuando se es joven y se busca con quién identificarse”.
Agregó que muchos jóvenes se han encontrado en Dios y han transformado su vida, por lo que ahora se utilizan todos los medios como redes sociales y la música para acercarse y llenar su corazón del amor del Creador.
En rueda de prensa, el sacerdote panameño Raúl de León precisó que los jóvenes exigen propuestas, pero también piden de sus guías que sean coherentes, porque modelos han tenido muchos en la televisión y ahora en las redes sociales, razón por la cual se aprovechan pues se sabe que este sector de la población vive inmerso en ellas.
“Ahora se presenta la propuesta de Dios en redes sociales, lo cual debe estar acompañado de la coherencia, porque si alguien habla y alaba al Señor, debe vivir testimoniando esa verdad. Muchos jóvenes no se comprometen porque al llegar a una parroquia observan a alguien que predica la palabra de Dios y hace todo lo contrario al golpear a los muchachos, ahí no hay congruencia”.
Aseveró que la Iglesia hace mucho por los jóvenes y un ejemplo es el Enjes, pero esa coherencia debe llevarse a la vida cotidiana en la familia, con los amigos, en el templo, en la comunidad carismática, para hacer los cambios de manera gradual; cada quien debe hacer su parte que le corresponde para enriquecer la experiencia de vida.
Finalmente, la coordinadora nacional de jóvenes en Brasil, Daniela Almeida, aseveró que Dios quiere realizar una obra nueva en muchos jóvenes que acudieron a este encuentro, centrado en un cambio en las familias de esos muchachos; es una oportunidad grande para tomar decisiones trascendentes en la vida personal, junto con Dios.