Isaac Flores
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Al coleccionista de autos José Venegas le ofrecieron rentarle sus vehículos para una película que filmaría el director mexicano Alfonso Cuarón en la Ciudad de México.
El proyecto, según le contaron, era ambicioso. Se requerirían cientos de coches antiguos a lo largo de la grabación y habría que alquilarlos, incluso, por varios días seguidos. Venegas aceptó.
Era finales de 2016 y, en ese entonces, se desconocía el título del largometraje. Pero, conforme pasaban los días, una especie de nombre clave iba apareciendo en las conversaciones que mantenía Venegas con los miembros de la producción.
“Mantuvieron el nombre muy en secreto, sólo nos dijeron ‘de momento, nada más para llamarlo de alguna manera, va a ser ‘Roma”; y así nos hacían llamados para ‘Roma’, no sabíamos de ninguna manera de qué se trataba”, contó el coleccionista.
“Iban pidiendo varios autos para poder ambientar, no parecía haber ningún orden, más bien nos decían ‘mañana quiero que me mandes éste, éste y éste’, y ya los mandábamos”.
La colección de Venegas lleva más de 50 años juntándose. La comenzó su papá, Santiago Venegas, quien, en 1952, adquirió un Mercury 51 que utilizó para su boda. Con el paso de los años, a la cochera familiar fueron sumándose un Chevrolet Caprice, un Maverick y hasta un Ford 30.
Para “Roma”, José Venegas alquiló 7 de sus 16 vehículos, y con ellos se revivieron los años 70 en calles de las colonias Tabacalera, Narvarte y Roma. Al primer auto que se envió a la filmación, un imponente Galaxie 71 con carrocería guayín, le siguieron un Opel y un Datsun
Éstos se usaron, incluso, para recrear la avenida de los Insurgentes en un inmenso set montado al norte de la Ciudad de México.
Ahí, además de actores y extras, más de 100 vehículos fueron citados para ambientar la toma. Tranvías y automóviles recorrían la escenografía. Otros coches permanecían estacionados en las banquetas. Por un momento, el tránsito de un Distrito Federal desaparecido casi 50 años atrás volvió a escucharse.
“Había camiones, hicieron un tranvía, recrearon Insurgentes, y todos los carros pasaban, unos para allá, otros para acá”, recordó Julio Rosales, asistente de Venegas y quien acudió aquel día a la grabación.
“Mucha gente llevaba sus autos también, los ponían afuera e iban entrando (al set), ya después les iban diciendo ‘tú aquí’, ‘tú aquí’, luego les daban radios, y ya, pasaban con semáforos y todo”.
Los autos prestados por Venegas se sumaron a otros que tuvieron un mayor protagonismo, como el Ford Galaxie 500 de 1968, con su llamativo vidrio trasero inclinado, el compacto Renault 12 y el Valiant cuatro puertas, todos ellos utilizados por los personajes principales.
Para cuando terminó el rodaje y las peticiones de autos cesaron, Venegas seguía sin saber con certeza el nombre del largometraje con el que había estado colaborando por aproximadamente cuatro meses.
Sin embargo, 2 años después, reconocería su Galaxie guayín justo en la primera escena que retrata la calle Tepeji, donde transcurre gran parte de la película. El mismo auto que fue comprado por su papá en 1971, se aparecía, ahora en blanco y negro, para acompañar el paso apurado de Cleo, el personaje de Yalitza Aparicio, quien se dirige al Kínder Condesa.

Circularon en ‘Roma’

Ford Mercury 51
Motor: V8
Este vehículo fue utilizado en la boda de los papás del coleccionista José Venegas. Fue adquirido como seminuevo en 1952.

Mercury Comet 62
Motor: 6L
A sus 18 años, Venegas lo recibió como un regalo de su papá, quien, hasta ese momento, lo utilizaba como su coche de todos los días.

Datsun Guayín 72
Motor: 4 cilindros
Fue comprado a finales de los años 80, cuando los carros de Datsun era sinónimo de autos confiables, de bajo costo y confiables.

Opel 71
Cuando José Venegas le comentó a su padre que este vehículo estaba a la venta en una agencia. Fueron de inmediato a verlo para adquirirlo.

Ford Galaxy 71
Motor: 8 cilindros
Se adquirió totalmente nueva en un concesionario de la Ciudad de México. Aunque no estaba disponible en rojo, el vendedor se ofreció a pintarla de ese color, el cual es que el conserva en la actualidad.

Ford Galaxy 64
Motor: 8 cilindros
Cuando fue adquirido en los 80, los antiguos dueños aseguraban que había pertenecido a un escolta del Presidente López Portillo.

Galaxie 500 66
Motor: 8 cilindros
Fue adquirido en los años 80. Los frenos estaban en mal estado, sin embargo una vez que fueron reparados, el vehículo quedó en perfectas condiciones. Todavía hoy es usado por Venegas.