Staff
Agencia Reforma

TORONTO, Canadá.- Roberto Osuna ya puede respirar tranquilo y concentrarse solamente en competir por una Serie Mundial.
Una corte de Toronto retiró ayer el cargo por agresión contra el cerrador mexicano de los Astros de Houston, como parte de un acuerdo con la fiscalía.
“Estoy contento y aliviado con la decisión de hoy de la corte. Ahora puedo dejar estas acusaciones atrás y enfocarme en el beisbol”, comentó Osuna en un comunicado.
El pitcher sinaloense, de 23 años, acudió a la corte y acordó un “bono de paz” -término utilizado en la legislación canadiense-, en el que estará obligado a participar en diversos programas de rehabilitación en Estados Unidos. El trato dura un año e incluye una orden de restricción con la supuesta víctima.
“Quiero agradecer a mi familia, compañeros y aficionados por creer en mí. Estoy agradecido con los Astros por darme la oportunidad de jugar beisbol y competir por un título de Serie Mundial”, agregó.
El “Chufito” fue arrestado en mayo por, supuestamente, golpear a su novia y, después, suspendido 75 juegos, sin goce de sueldo, por las Grandes Ligas por violar la política de violencia doméstica, antes de que los Azulejos de Toronto lo cambiaran a Houston el 30 de julio.
Hablando ante la corte, la fiscal Catherine Mullaly manifestó que la acusadora, que vive en México, había dejado claro que no viajaría a Toronto para testificar en contra de Osuna.
“Sin el testimonio de ella, La Corona no posee las pruebas necesarias para una condena”, le dijo Mullaly al Juez Melvyn Green.
El abogado del pelotero, Domenic Basile, aclaró que la resolución no es una admisión de responsabilidad penal o civil, y que su cliente está consciente de las condiciones y las cumplirá.
“Los Astros de Houston esperan que Roberto continúe su compromiso de ser una parte productiva y afectuosa de nuestra comunidad”, informó la novena texana en un comunicado.