El ISSEA trabaja en lo que será el Registro Estatal Único de la Enfermedad Renal Crónica, que incluirá los datos de todos los pacientes en esta condición. Con ello se busca atender uno de los problemas de salud más importantes que enfrenta Aguascalientes desde hace varios años, informó el secretario de Salud, Sergio Velázquez García, al gobernador Martín Orozco Sandoval.

“La prestación de servicios de salud de calidad es uno de los objetivos de esta administración”, destacó el mandatario, quien además consideró que debe reforzarse la prevención de enfermedades y este registro abonará en la búsqueda de las principales causas, para implementar acciones que permitan evitar en lo posible estos padecimientos.

El titular del ISSEA dijo que se busca identificar a la población que actualmente padece dicha enfermedad y así conocer los factores que la predisponen.

Explicó que expertos nefrólogos del Centenario Hospital Miguel Hidalgo, a partir de los datos obtenidos en el estudio “Carga de la enfermedad en México”, del Instituto Nacional de Salud Pública, establecieron las principales causas que provocan la pérdida de la salud de los mexicanos, y específicamente de los habitantes de Aguascalientes.

Asimismo, precisó que a nivel nacional la enfermedad renal crónica ocupa el segundo lugar en esta estadística, sólo por debajo de la cardiopatía isquémica.

A nivel estatal, en junio del año pasado se iniciaron los primeros trabajos para integrar este registro de pacientes renales, del cual a la fecha se lleva un avance del 90% de los pacientes censados.

De acuerdo a los datos preliminares, el rango de edad de mayor prevalencia es de entre 20 y 30 años, seguido por 50 a 60 años; las causas que afectan a estos grupos son distintas, siendo de “origen desconocido” la más prevalente entre los más jóvenes, mientras que la diabetes mellitus, es la más común en el grupo de los mayores de 50 años. Se espera que a mitad del presente año se den a conocer los resultados.

“La detección oportuna del padecimiento permitirá tomar medidas para retrasar el deterioro de la función renal, además de ayudar a las familias a planificar estrategias para enfrentar la enfermedad de la mejor manera”, concluyó.