La Universidad Autónoma de Aguascalientes logró rescatar de la federación 11 millones de pesos para el Fondo de Pensiones y Jubilaciones en este año, informó el secretario de la Asociación de Catedráticos e Investigadores, Sergio Lucio Torales.
Consideró que es un gran logro luego de que a inicios de año y como resultado de los recortes presupuestales aplicados a un sinnúmero de rubros de la economía, la partida anualizada para este fondo prácticamente se eliminó al aparecer en cero pesos.
Sin embargo luego de la presión que hicieron tanto la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios, como los rectores de las universidades públicas que participan en el concurso de recursos cada año, fue posible que se pusieran a concurso 600 millones de pesos.
En ese sentido, recordó que en abril pasado las universidades respondieron a la convocatoria lanzada para obtener “Recursos de Apoyo para Reformas Estructurales de las Universidades Públicas Estatales” y esta semana el fallo direccionó a la UAA un monto de 11 millones de pesos.
Lucio Torales dijo que hay satisfacción en la institución pues lo más que han recibido para ese renglón son 18 millones y los últimos años la cantidad osciló entre 12 y 14 millones, de tal manera que dadas las condiciones de austeridad la expectativa no era muy positiva.
Así, consideró que la inyección de 11 millones de pesos al Fondo de Pensiones y Jubilaciones permitirá su fortalecimiento y aleja la posibilidad de que la UAA pueda caer en situación de insolvencia económica para ese rubro, como desgraciadamente ha sucedido en otras universidades públicas de diferentes estados del país.
Explicó que el recurso se suma al fondo general para pensiones y jubilaciones y se distribuye en porcentajes diferentes entre los tres sectores de trabajadores que hay en la institución: los administrativos, los trabajadores de confianza y los académicos.
El secretario general de la ACIUAA expuso que una vez resuelto este expediente, el reto siguiente es el presupuesto para la UAA en el año 2018, donde hay plena sintonía con la rectoría en el sentido de demandar un presupuesto igual al que se ha ejercido pero actualizado por inflación.