José de Jesús López de Lara

Anoche se registró un impresionante incendio en una vivienda ubicada en el fraccionamiento Las Brisas. Un niño de dos años que se encontraba solo en la casa y había quedado atrapado entre el fuego, fue rescatado de manera oportuna por policías preventivos del Destacamento “Pocitos” de la SSPM de Aguascalientes.
Fue aproximadamente a las 20:30 horas del lunes, cuando se reportó a los servicios de emergencia que en esos momentos estaba registrándose un incendio en una vivienda ubicada en la calle Mar Báltico.
Los primeros en atender el reporte y llegar al lugar de los hechos, fueron policías preventivos de la unidad 0581-B1.
A su arribo, se encontraron con varias personas que gritaban desesperados pidiendo ayuda, debido a que en el interior de la casa en llamas se encontraba atrapado un niño identificado como Ical Mateo.
Sin pérdida de tiempo y arriesgando sus propias vidas, los oficiales de la SSPM ingresaron a la vivienda y encontraron al niño en una de las habitaciones, tirado en el suelo y con síntomas de intoxicación, por la inhalación de monóxido de carbono.
De inmediato lo envolvieron en unas cobijas y lo rescataron, sin que presentara lesiones o quemaduras en su superficie corporal.
Minutos después arribaron Bombeos Municipales de Aguascalientes, quienes tras varios minutos de intensos trabajos, lograron sofocar el incendio.
El fuego consumió un colchón, los sillones de la sala, una canasta con ropa, unas puertas y otros objetos que había en la vivienda.
Sin embargo, una vez que personal de Protección Civil realizó la evaluación de la estructura, determinó que la casa ya no era habitable.
El niño fue revisado por paramédicos que arribaron en la ambulancia ECO-343 del ISSEA, quienes determinaron que no requería ser trasladado a algún nosocomio.
Los policías preventivos trasladaron al pequeño hasta la Dirección de Justicia Municipal, en el Complejo de la SSPM, donde más tarde llegó un hombre identificado como Jonathan, de 34 años, el cual comentó ser tío de Ical Mateo.
Señaló dedicarse a hacer malabares en los cruceros y que por la tarde salió del domicilio a trabajar, dejando una vela encendida y al niño solo encerrado en la casa, sin imaginar que ocurriría el siniestro.