La señora María Guadalupe Gámez Reyes a través de Cáritas Diocesana, pide el apoyo de la ciudadanía en general para su esposo, Bulibardo Hernández Ibarra, quien tras haber sido atropellado hace poco más de un año, requiere de una placa que le será colocada en su pierna derecha para que pueda volver a caminar.

En entrevista para El Heraldo, relató que fue el 14 de junio de 2017 cuando su esposo sufrió un accidente sobre el tercer anillo de circunvalación en las inmediaciones de la colonia Cumbres II, cuando acudía a visitar a una hermana y al cruzar la avenida, fue atropellado, mientras que el responsable lejos de detenerse, se dio a la fuga.

Detalló que tras el incidente, fue operado de la cadera, además de que el pie derecho lo tenía muy mal, pues su hueso quedó destrozado, por lo que requiere de una operación para hacerle un injerto de hueso, el cual ya tiene listo, sin embargo necesita la placa que tiene un costo de 11 mil pesos, que no cubre el Seguro Popular.

“Por la caída que tuvo, no se ha aliviado, está muy mal todavía y el médico me dice que nos demos prisa porque si no se consigue, puede perder hasta el pie. Mi esposo sí tiene familiares, pero nadie lo apoya”.

La señora María Guadalupe Gámez Reyes es habitantes de la colonia Benito Palomino Dena, al oriente de la ciudad; tiene 39 años, es madre de 4 hijos: de 10 y 8 años, quienes estudian actualmente en la primaria, así como de unas gemelas de 4 años de edad. Ella labora como empleada doméstica y su esposo es albañil de 33 años, pero ante su estado de salud, ella tiene que hacer frente a todos los gastos del hogar.

“Vine a Cáritas y me apoyaron con 500 pesos que necesitaba para el injerto del hueso, en el DIF Estatal y Municipal también me dieron para unos tornillos que requería para la operación de su pierna, pero no hallo dónde conseguir lo demás”.

Los interesados en apoyar a la señora María Guadalupe Gámez pueden contactarse al 449 461 87 96 o a Cáritas Diocesana a los teléfonos 915 92 94 y 916 19 82.