A través de la Asociación Cáritas Diocesana de Aguascalientes, Alejandra Soid Brito Navarro pide el apoyo solidario de la población para poder reunir 52 mil pesos que requiere para una prótesis y poder atender su problema de displasia de cadera, un padecimiento congénito que le impide desempeñar sus actividades regulares.

Brito Navarro, de 29 años de edad, es originaria de la Ciudad de México y avecindada en Aguascalientes desde hace seis años. Ella padece de displasia de cadera, y a los 17 años comenzó con los dolores, sin embargo, a pesar de haber sido atendida en la clínica del ISSSTE, nunca le dijeron que tenía dicha enfermedad, hasta hace dos años.

Alejandra está casada y dedicada al hogar, tiene tres niñas: una de siete años y otra de cuatro, así como una bebé de apenas siete meses. Su esposo de nombre Alfonso Lara Ramos, es ingeniero en Sistemas Computacionales y trabaja en una empresa en Guadalajara. Ella, además, comentó que tras cada embarazo los dolores han aumentado cada vez más.

“Los doctores me dicen que ya no tengo nada de cartílago entre el hueso de mi pierna izquierda y mi cadera y que ya tengo burbujas de agua en el hueso. Me dijeron que me lo podían rotar, pero ya no es opción porque ya está muy agrietado el hueso”.

Para corregir esta malformación congénita, Alejandra Soid Brito comentó que requiere de una operación que sería en el Hospital Hidalgo, así como de una prótesis que le cuestan 58 mil pesos. Sin embargo, el Seguro Popular sólo le cubre la cirugía y requieren de 52 mil pesos para completar la cantidad.

Asimismo, indicó que debido a los dolores tan fuertes que tiene no puede permanecer mucho tiempo parada, ni sentada o caminar largos tramos. Por tal motivo, pidió el apoyo solidario y el auxilio de la población para poder completar el recurso que requiere para su prótesis.

“Ojalá y me pudieran ayudar porque sí me urge mucho, tan sólo para poder atender a mis hijas, porque están creciendo y para darles una mejor atención. Además de que a mis niñas les angustia verme así. Los doctores me dicen que mi cadera se ve como si fuera de 60 años por el desgaste que tiene, y también afirman que esto es hereditario. Actualmente tomo un medicamento que es muy fuerte que se llama Tramadol, por lo que casi siempre ando mareada, pero prefiero eso para poder hacer las cosas, porque hay veces que no puedo dormir porque me duele la pierna”.

Los interesados en apoyar deberán acudir a Cáritas Diocesana de Aguascalientes ubicado en la calle Emiliano Zapata 202, Zona Centro o bien llamar al 915 9294.