En lo que va del año, la Dirección de Salud Pública ha inspeccionado a casi trescientos hoteles y moteles que operan en el municipio capital, y en una diversidad de ellos se generaron apercibimientos o sanciones económicas por reincidencia por falta de higiene, al encontrar cabellos humanos entre las sábanas de las camas de las habitaciones, así como polvo en marcos y ventanas.
Federico Moreno Flores, titular de la dependencia, recordó a los empresarios hoteleros que se encuentra prohibido utilizar agua tratada en el uso normal de sus servicios; “no puede utilizarse para el flujo de los sanitarios ni lavabos ni regaderas”, a quien lo haga se le aplicará clausura definitiva a su establecimiento.
En entrevista con El Heraldo, el funcionario mencionó que algunos recamaristas no hacen bien su trabajo, ya que dejan sábanas que otros clientes utilizaron una sola noche y en consecuencia se encuentran cabellos de otras personas en ellas, por parte de la autoridad o por los nuevos huéspedes.
“Cuando eso ocurre se pueden cancelar esas habitaciones que se encuentran fuera de la normatividad sanitaria, no importa que sean de una a cinco estrellas, todos deben cumplir a cabalidad, porque ahí implica un servicio al ser humano”.
Comentó que es común que los inspectores sanitarios lleguen a las habitaciones y las encuentran impecables y oliendo bonito, pero al remover las colchas y las sábanas se encuentran cabellos; aparte es común que en las ventanas y en los marcos de los cuadros haya polvo, motivo por el cual se les emiten recomendaciones y si no las acatan se les aplican sanciones económicas o clausuras de las habitaciones en estado inconveniente.
“Por fortuna, los dueños de los hoteles y moteles cuando se les presentan los apercibimientos llaman a su personal de limpieza para subsanar las observaciones, pero es importante que todos sean responsables de una prestación de servicio de calidad. Es importante que no haya contacto de cabellos de unas personas con otras por cuestiones de proteger la salud humana”.
Mencionó que antes de que iniciara la Feria sanmarqueña se hizo un operativo de enero a abril para revisar a todos los hoteles y moteles del Ayuntamiento de Aguascalientes, incluso se les avisó con tiempo a las asociaciones de ese servicio para que cuiden sus instalaciones a favor de los huéspedes.
Finalmente, señaló que en el mes de junio comenzará la segunda etapa del operativo a hoteles y moteles, para garantizar un servicio sanitario y seguro para las personas que ocupan las habitaciones.