La Arquidiócesis Primada de México informó que la Catedral Metropolitana presenta grietas, fisuras y elementos fracturados a causa del sismo del 19 de septiembre.

La Iglesia católica de la capital informó que el diagnostico lo hicieron 40 peritos y el reporte se entregó al Cabildo Metropolitano, donde se incluyeron fotografías que muestran los daños.

El informe reporta que la torre poniente fue apuntalada por presentar daños en las claves de los arcos y en su estructura en general, lo que hace necesaria la delimitación del tránsito de las personas en el atrio.

El atrio sur por razones de seguridad se acordonó para que los fieles tengan acceso por la puerta lateral, con lo que se evita que la gente esté próxima al Altar del Perdón, las torres de la Catedral y la fachada principal.

Además, la monumental escultura pétrea conocida como “La Esperanza”, cuyo autor fue el arquitecto Manuel Tolsá, se desplomó dañando el piso del atrio.

“La escultura se fragmentó, pero deja la posibilidad de reproducirla con un molde”, reportó el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME).

Además, como medida precautoria las otras dos esculturas de este conjunto artístico, tituladas “La Fe” y “La Caridad” serán removidas con grúas ya que no se encuentran ancladas al edificio.

Una esfera de casi tres metros de diámetro de la torre oriente, sobre la cual estaba enclavada una cruz, se fracturó en la base y un fragmento cayó sobre una bóveda de El Sagrario, templo adjunto a la Catedral, lo que le provocó un agujero.

También, reportaron daños en una obra de arte conocida como El Cristo de la Columna.

Para hacer la inspección de los daños, el templo estuvo cerrado desde el 19 al 21 de septiembre.

En los trabajos participó el arquitecto Raúl Delgado, de la Dirección de Sitios y Monumentos de la Secretaría de Cultura federal, así como ingenieros del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de la División Científica de la Comisión Nacional de Seguridad del Gobierno federal.

Además participaron canónigos del Cabildo de la Catedral Metropolitana y el diácono Rafael Parra, quien funge como Campanero Mayor del recinto.

La Arquidiócesis sostuvo que para reparar los daños seguirán con los protocolos que pide el seguro contratado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

¡Participa con tu opinión!