CDMX.- La fortuna de 80 millones de dólares que dejó Aretha Franklin, quien murió sin testamento, será repartida por partes iguales entre sus cuatro hijos, informó ayer la revista Rolling Stone.
La ley de Michigan, estado donde la artista vivió, determinó que, al estar intestada, su patrimonio debe dividirse equitativamente entre Ted White Jr., Kecalf Franklin, Edward Franklin y Clarence Franklin.
Sin embargo a esto habría que agregar los derechos de autor sobre sus canciones y si la intérprete dejó música inédita, lo que podría desatar una batalla legal entre sus familiares, de acuerdo con la publicación.
Aretha vendió más de 75 millones de discos a nivel mundial y ganó 18 premios Grammy.
La artista murió el 16 de agosto, a los 76 años, tras una larga lucha contra el cáncer.