MONTERREY.- La sudafricana Demi-Leigh Nel-Peters, Miss Universo 2017, convivió ayer con niños con labio y paladar hendido, en una visita que realizó a la Casa Azul, en esta ciudad.
Como embajadora de Smile Train, organismo que ayuda a niños en situación vulnerable en todo el mundo, la reina de belleza compartió su amor con los pequeños.
“Estoy muy emocionada por ver el increíble trabajo que hace el equipo de Smile Train en colaboración con Casa Azul, me da mucho gusto conocer a los doctores, que son muy dedicados y que hacen una gran diferencia en la vida de los niños”, expresó Demi-Leigh.
La joven de 23 años fue recibida por doctores, pacientes y un grupo de danza folclórica para que conociera el típico baile neoleonés… y hasta ella terminó bailando con ellos.
Hoy se reunirá con la Miss Estados Unidos 2018, Sarah Rose Summers, y la Mexicana Universal 2018, Andrea Toscano. (Alejandro Jasso y Sofía Madero/Agencia Reforma)