Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Sep.- Marisela Reyes, consejera presidenta del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Guerrero (IEPC), presentó ayer su renuncia al cargo, informó el Instituto Nacional Electoral (INE).
En sesión del Consejo General, el consejero Ciro Murayama detalló que Reyes, quien impugnó la reducción de su salario de 284 mil 457 pesos, era investigada por el INE debido a que incurrió en un posible acto de nepotismo.
“Quiero señalar que el día de ayer recibió este Consejo General la renuncia de la consejera presidenta del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Guerrero, la licenciada Maricela Reyes Reyes”, mencionó.
“La cual estaba siendo sometida también a un procedimiento en manos de la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral, y también por violación al artículo 102 en lo que se refiere a contratación o promoción de un familiar directo”.
Murayama indicó que, por esta razón, la Comisión de Vinculación con los OPLES del INE tendrá que presentar una propuesta de convocatoria para renovar la presidencia del Organismo Público Local Electoral (OPLE) de Guerrero.
REFORMA publicó el lunes que cinco consejeros del IEPC, entre ellos Reyes, impugnaron un fallo de la Auditoría General del Estado (AGE) que les ordenó reducirse 50 por ciento de su salario, bonos y otros beneficios.
Esto porque, de acuerdo a la Auditoría, los consejeros ganaban indebidamente más que el Gobernador Héctor Astudillo, cuyo sueldo es de 146 mil pesos mensuales.
Tras participar en una conferencia magistral en el auditorio del edificio de la Rectoría de la UAG, Reyes, señaló que su renuncia es con carácter de irrevocable “por motivos personales”.
“El tema de los salarios, no es un asunto de pesos y centavos y es un asunto de legalidad”, señaló Reyes al referirse al recurso de que ella y otros cuatro consejeros presentaron ante el Tribunal Electoral.
Insistió en que los salarios que reciben los consejeros es un blindaje ante las presiones externas.
“Hemos hecho cosas importantes, por primera vez con una vigilancia escrupulosa en el principio de paridad, logramos tener porcentajes en la conformación del órgano legislativo local y en los ayuntamientos”, afirmó.
En tanto, el INE también aprobó hoy remover de su cargo a Naybi Janeth Herrera Cetina, consejera electoral de Yucatán, por acreditar que cometió un acto de nepotismo.
Al desahogar una denuncia promovida por el PES, la autoridad electoral descubrió que la consejera yucateca propuso y votó a favor de que su hermana, Claudia Ivette Herrera Cetina, ocupara un cargo en las oficinas de consejeros y además aprobó que recibiera una compensación mensual.
Sergio Montes Carrillo, de Movimiento de Regeneración Nacional, recordó que en marzo de este año su partido y el de Movimiento Ciudadano presentaron una denuncia ante el INE contra los siete consejeros por violaciones graves a la ley electoral.
Entre esas acusaciones está de algunos consejeros, como es el caso de Marisela Reyes Alma y Delia Eugenio Alcaraz, tenían en cargos a sus familiares en el órgano electoral.
El consejero Murayama lamentó que haya consejeros que sólo lleguen al cargo en busca de sueldos, para promover a sus familiares o, como hizo la consejera Reyes en Guerrero, para evitar apegarse al límite de percepciones que cada entidad establece.
Agregó que, con el caso de Reyes y Herrera Cetina, ya son tres casos de consejeros que incurren en actos de nepotismo este año, pues en julio pasado el consejero veracruzano Jorge Hernández y Hernández fue destituido por el INE debido a que nombró a su cuñada como secretaria del Consejo Distrital 18 de la entidad.
“Aquí no se llega para estar viendo cómo se incrementan los sueldos, si es posible darle la vuelta al límite de percepciones máximas que en cada entidad se establece, para ver si se favorece a algún familiar o se es partícipe en la decisión de la contratación de algún proveedor”, manifestó.
Murayama también hizo una referencia implícita a su colega, el consejero José Roberto Ruiz Saldaña, quien fue acusado el viernes pasado por él y por el consejero Marco Baños de no querer trabajar, de no querer participar en comisiones y de sólo buscar ser consejero con el objetivo de tener una “beca”.
“Tampoco se trata de becas, hay que ir a trabajar y participar en comisiones”, lanzó Murayama, sin nombrar directamente a Ruiz Saldaña.

Con información de Jesús Guerrero.

¡Participa con tu opinión!