Fernando Vanegas 
Agencia Reforma

CDMX.- Los Tigres desplumaron al América en el Estadio Azteca y tomaron ventaja en la serie de Cuartos de Final del Torneo Apertura 2019.

El conjunto felino venció por 2-1 a las Águilas para ponerse en una inmejorable posición para avanzar a las Semifinales.

Los auriazules pasarán si ganan o empatan, pero también si pierden el partido de vuelta que se disputará el domingo en el Estadio Universitario por 1-0 o 2-1. Salieron del Coloso de Santa Úrsula con todo a favor.

Sólo una derrota de 2-0 o 3-1 o por diferencia de un gol, pero aceptando dos o más goles, los dejaría eliminados.

El equipo dirigido por Ricardo Ferretti parece haber calculado a la perfección los riesgos. Cedió la iniciativa durante el primer tiempo y se fue al descanso perdiendo por 1-0, pero en el segundo tiempo se decidió a atacar y le dio la vuelta al juego.

El debut del portero Miguel Ortega no fue un factor decisivo en los primeros 90 minutos. El novato tuvo un par de buenas intervenciones en el primer tiempo, aunque hacia el final dio un rechazo que derivó en gol americanista.

A los 39′, Ortega cortó un servicio al área, pero el balón salió hacia el centro, a la posición de Richard Sánchez, quien marcó el 1-0 con un derechazo.

De esto se repusieron los Tigres y no tardaron mucho en hacerlo. Con una propuesta distinta, los felinos encontraron el 1-1 a los 50′ mediante un cabezazo de Guido Pizarro en una jugada de tiro de esquina.

A partir de ahí, los felinos intentaron jugar en campo rival, aunque el partido, por momentos, se volvió de área a área.

El árbitro Fernando Guerrero tuvo que pedir la asistencias del VAR en varias ocasiones.

En una fue para revertir la decisión inicial de darle un penalti al América por una supuesta falta de Diego Reyes sobre Sánchez, pero en la siguiente fue para confirmar una pena máxima para los Tigres.

A los 67′, André-pierre Gignac puso el 2-1 tras cobrar dos veces, porque su primer disparo se repitió por invasión de área. En ambas logró engañar a Francisco Ochoa.

Y sobre el final, los Tigres armaron un contragolpe que se perfilaba para ser el 3-1 a favor de los felinos, cuando se escapaba Luis Quiñones, pero Guerrero interrumpió el juego para revisar un supuesto penalti a favor del América.

El silbante terminó marcando un fuera de lugar de un jugador americanista, desatando las protestas auriazules.

Así, los Tigres dieron un paso a las Semifinales en busca de continuar la defensa de su título.