David Loji
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ford calló la boca a los detractores de los vehículos ‘verdes’ al remolcar más de 544 toneladas con el prototipo de la nueva pick up Lobo eléctrica, que en Estados Unidos se vende bajo el nombre de F-150.

Para todos aquellos que piensan que los eléctricos son una tontería, este prototipo es una prueba de que dicha tecnología avanza a pasos agigantados.

La prueba consistió en remolcar 42 vagones de dos pisos, cuyo peso era de 453 mil 592 kilogramos y que, en conjunto, tenían una longitud de 304 metros. La camioneta, conducida por Linda Zhang, jefe de Ingeniería de la Ford F-150, mantuvo una velocidad de 2.4 kilómetros por hora.

Esta prueba parece desquiciada y, de hecho, lo es. Pero la camioneta prototipo la superó. No obstante, Ford no reveló las cifras de poder y torque del tren motriz eléctrico.

Si Ford hubiera dejado la prueba ahí, ya sería suficientemente impresionante, pero, como un artista que después de haber terminado de tocar regresa al escenario para una última canción, la pick up eléctrica hizo una segunda prueba aún más extraordinaria, al agregarse un F-150 a cada vagón.

De nueva cuenta, se procedió a remolcar este convoy de vagones con las 42 trocas, cuyo peso, según Ford, era de 544 mil 311 kilogramos.

Y aunque la pick up eléctrica tuvo un poco más de dificultad, logró cumplir el reto.

Antes de que la F-150 eléctrica llegue al mercado, se lanzará una versión híbrida, que se venderá a partir del próximo año en los Estados Unidos.

La realización exitosa de esta demostración de la F-150 eléctrica deja en claro que esto es remolcar y no tonterías.