Renata Tarragona
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En un periodo de cuatro años, a partir de 2015, Ferrocarril Mexicano (Ferromex) invirtió 155 millones de pesos en la remodelación de carros y estaciones del tren turístico Chepe, según su directora de Relaciones Gubernamentales y Comunicación, Lourdes Aranda.
Esta ruta que va de Chihuahua hasta el Pacífico, saturada en temporada alta por la popularidad de sus paisajes montañosos, atraviesa 86 túneles, 37 puentes y sitios como las Barrancas del Cobre por zonas accidentadas, por lo que requiere de constante mantenimiento.
«Los trenes tienen altos costos fijos, que son el diesel y el mantenimiento de las vías. Si llevas una carga preciosa, como es un pasajero, tienes que tener tus vías y tu tren para dar un servicio, no nada más de calidad, sino que sea absolutamente seguro, entonces eso requiere de una gran inversión», detalló Aranda.
Por estos motivos es que, en todo el mundo, los trenes necesitan alguna clase de subsidio para subsistir, dijo.
Como parte del impulso a su segmento turístico, Ferromex remodeló completamente sus trenes, los cuales fueron diseñados y elaborados en talleres mexicanos.
De acuerdo con la directiva, el objetivo de las rutas ferroviarias turísticas es generar más polos de desarrollo turístico en la zona.
En 2018, el tren transportó a 197 mil pasajeros, 51 mil de ellos movilizados con apoyo social (rarámuris y trabajadores de la zona a precios accesibles).