Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “reivindicó” a Agustín de Iturbide en las arengas del Grito de Independencia.
Iturbide fue considerado por la historia oficial como un traidor y hasta desertor en las revueltas independentistas.
En un spot para celebrar los 208 años de la Independencia, la Sedena incluyó a Iturbide.
Agustín de Iturbide pactó alianzas con casi todas las facciones, incluyendo al Gobierno virreinal y consumó la independencia “pacífica” el 27 de septiembre de 1821, hecho reconocido por España hasta el 28 de abril de 1836.
En su Plan de Iguala, Iturbide pensó en una “monarquía moderada y constitucional” y así acabar con la guerra.
La historia oficial relata que en ese tiempo aún se reconocía a Iturbide como el consumador de la independencia nacional.
Después, fue considerado traidor por prestarse a los intereses extranjeros, principalmente de Estados Unidos.
En 1821, Iturbide ingresó al Zócalo triunfante, con el Ejército trigarante, después del famoso abrazo de Acatempan, el 10 de febrero de 1821, entre él como comandante en jefe del ejército del Virreinato de Nueva España y Vicente Guerrero, jefe de las fuerzas que peleaban por la Independencia de México.
Antonio López de Santa Anna aprovechó ese México dividido para derrotar a Iturbide, quién se exilió a Liorna, en la península itálica.
Con la salida del emperador mexicano, Estados Unidos ocupó California, Nuevo México y Texas.
Cuando Iturbide regresó al País para recuperar el México perdido fue declarado traidor a la Patria, capturado y fusilado el 19 de julio de 1824 en Padilla, Tamaulipas.