CDMX.- El momento cúspide en la vida de la Miss Mundo 2018, Vanessa Ponce de León, no fue hace unas semanas cuando le colocaron la corona del certamen.
Sino su adolescencia, marcada por los regaños y consejos de su fallecida tía, Miriam Ponce de León, para que fuera más altruista.
“Me enseñó a luchar, a ser compasiva y a ver por los demás. Me decía: ‘Te estás volviendo egoísta, ¿no deberías de buscar un poco más allá? Yo era adolescente y no lo entendía. (Pensaba) ‘Ay, no, ¿de qué estás hablando?’.
“Pero luego me lo enseñaba con el ejemplo. Para mí es mi heroína, mi ídola. Me duele en el alma que no me haya podido ver en esta etapa. Siento que estoy en mi mejor momento, pero la recordamos, está conmigo en todos lados”, cuenta la joven en entrevista.
“Me gusta estar en el campo, me gusta ayudar a la gente, platicar con la gente, escuchar sus historias. No hago nada ostentoso, soy bastante normal”, reconoce.
De visita en México por primera vez desde su coronación, y previo a un tour con el que visitará 25 países para hablar de sus ideas y compromisos, ya se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador.
“Está muy interesado en las causas que estamos trabajando. Trabajamos para causas similares. Él ha estado con indígenas de las montañas de Guerrero y nosotros también. Fue muy interesante ver que teníamos tantas cosas en común”. (Mario Abner Colina/Agencia Reforma)