CDMX.- Despertar los recuerdos de canciones tan propias como las de José Alfredo Jiménez y otras tan queridas como las de Mocedades, fue la misión de Guadalupe Pineda y El Consorcio en su presentación en el Auditorio Nacional.
Casi como embajadores musicales de México y España, respectivamente, ambos proyectos llenaron de nostalgia y romance al público, cuya memoria sonora fue estimulada por cerca de 40 canciones durante tres horas.
Pese a que en el «Coloso de Reforma» sólo había 6 mil 700 personas, de acuerdo a los organizadores, los asistentes pasaron una velada casi de karaoke, donde pocos fueron los temas que no se sabían.
Guadalupe Pineda abrió la velada con «Esta Vida», «Cuando Vuelva a Tu Lado» y «Gracias a la Vida».
Tras sus éxitos «Coincidir» y «Te Amo», se unió con El Consorcio para llevar «Serenata Huasteca», «El Vendedor» y «Cucurrucucú».
«Hemos visto cómo han acompañado a Guadalupe y debes de estar muy orgullosa de tu gente», le dijo Estíbaliz Uranga, antes de apropiarse con sus hermanos del escenario por los 50 años que respaldan a algunos de ellos. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)