La hipertensión es una de las enfermedades crónicas degenerativas más frecuentes entre los adultos mayores que supera a la diabetes, señaló la presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes, Carolina Bernal López. Detalló que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud, el 38% de los abuelos entre 60 y 69 años presentan dicho padecimiento y conforme avanza la edad, el porcentaje aumenta.
Asimismo, explicó a El Heraldo que la hipertensión en las personas mayores se considera al incremento de las cifras de la presión arterial por arriba de 140 sobre 90 milímetros de mercurio debido al envejecimiento.
Comentó que esto puede traer como consecuencia que el paciente tenga sensación de fatiga con más facilidad y poca tolerancia al ejercicio, lo que trae como consecuencia algunas arritmias y hace necesaria la colocación de marcapasos.
En cuanto a las cifras de los pacientes que presentan hipertensión arterial, informó que la Encuesta Nacional de Salud del 2016 refiere que entre los 60 a los 69 años aproximadamente 38% de los adultos mayores padecen hipertensión arterial. De los 70 a los 79 años esta cifra se incrementa a 42%, y de los 80 años y más, la cifra se puede ir hasta 45%.
“Es una de las enfermedades crónicas degenerativas más frecuentes, supera las cifras de diabetes ya que casi la mitad de los pacientes adultos mayores llegan a tener incrementos en la presión arterial, muy relacionado con los cambios propios del envejecimiento”.
Bernal López estableció que la hipertensión se puede detectar en el consultorio cuando el paciente acude a alguna revisión y se determina si la presión está elevada. Una vez diagnosticada, se inicia un tratamiento a base de medicamentos que ayudan a disminuirla, ya que de no hacerlo, se corre el riesgo de otras enfermedades tales como infartos al corazón, embolias, así como el riesgo de demencia como Alzheimer o demencia vascular.
Aunado a lo anterior, enfatizó que las dietas con bajos niveles de sal, la disminución en el consumo de grasas, el aumento en el consumo de frutas y verduras, así como de agua natural, el evitar refrescos, y hacer alguna actividad física como natación, baile, bicicleta o caminata, ayudan a controlar la hipertensión arterial.

¡Participa con tu opinión!