Fidel Orantes
Agencia Reforma

CDMX.-Regresar a su alma mater, el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), fue un reencuentro con el pasado para Alfonso Cuarón.
El laureado director no sólo volvió a ver a varios de sus profesores, como Jorge Ayala Blanco, sino que ante jóvenes colegas reconoció que hoy es el realizador que soñaba ser cuando era estudiante, antes de ser dado de baja del instituto.
En una charla que tuvo ayer, de casi dos horas, sostuvo que ahora trabaja bajo las reglas del fondo y no de la forma, como en sus inicios.
“Cuando empiezas a entender el cine como un lenguaje, y no como forma, te das cuenta que las carencias que se convierten en limitantes se vuelven lenguaje.
“Hay una parte de instinto de cineasta que ya la tenía en el CUEC, pero que, quizá por necesidades y por muchas otras cosas, dejé ir por mucho tiempo”, compartió el cineasta, quien recientemente filmó Roma, su nueva película, en México.
Dijo que durante su paso por esa escuela de la UNAM lamentaba la falta de infraestructura que tenía. Sin embargo, al paso del tiempo, aseveró, eso fue fundamental para su formación porque lo adiestró para solucionar problemas de distintas maneras.
El ganador del Óscar recorrió las instalaciones en compañía de la directora del CUEC, María del Carmen de Lara, y su amigo y colaborador, el diseñador de producción Eugenio Caballero.
Al final del encuentro, Cuarón aceptó lanzar una “goya universitaria” para celebrar el regreso a su alma mater.
Después, el cineasta viajó a Michoacán, donde tendrá actividades en el Festival de Cine de Morelia.