Staff
Agencia Reforma

CDMX.-La triple medallista olímpica María del Rosario Espinoza volvió a los tatamis después de casi un año de ausencia y lo hizo de la única forma que sabe hacerlo: con una medalla.
La taekwondoín se colgó la presea de plata en el Abierto de Austria, en la categoría de menos de 73 kilos, y con ello, la sinaloense regresó a la actividad con un buen resultado que le da confianza para los próximos eventos de su calendario como el Campeonato Panamericano de Washington y un Grand Prix.
“Logré mi objetivo que era buscar una buena motivación para continuar en competencia, es decir, que los combates los hiciera con mucho entusiasmo y así fue. Me quedó con una buena sensación de lo realizado en este Abierto y durante el campamento en España”, comentó Espinoza.
“Siempre he recalcado que el estilo de Europa es muy diferente y que luego a mí me cuesta mucho encajar, y en el Abierto de Austria sí se me dificultó desde el primer combate, pero también se debió a que la falta de ritmo por no competir durante varios meses”, mencionó la taekwondoín, quien perdió la Final contra la germana Alema Hadzic.
Luego de dos semanas de tener un campamento en España y la competencia en el Abierto de Austria, la sinaloense regresará a tierras mexicanas para continuar con su preparación de cara a la evaluación interna para el Panamericano, donde se medirá a la mexicana Renata Treviño.
La doble medallista mundial no tiene en sus planes los Juegos Centroamericanos de Barranquilla a celebrarse en julio.

Villa también luce
El representante mexicano de taekwondo, Damián Villa, se agenció en el Abierto de Austria la presea de plata en la categoría de menos 58 kilogramos.
“Se me fue la Final por poquito, en punto de oro, tras quedar 8-8”, compartió Villa en redes.
Tanto Villa como Espinoza, que ahora ganaron plata, en 2012 también coincidieron para llevarse las medallas de oro en el mismo torneo de Innsbruck.