La noche que desaparecieron los 43 normalistas de Ayotzinapa, un militar tuvo a la vista el llamado quinto autobús al momento de ser retenido por policías, determinó la agencia de investigación Arquitectura Forense.
A petición del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y el Centro Prodh, y con la colaboración del MMUAC, la agencia realizó una reconstrucción visual de lo ocurrido el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.
El proyecto, denominado “Ayotzinapa: una cartografía de la violencia” –disponible en una plataforma web pública–, recopila información del expediente de la PGR, los informes del GIEI y testimonios de normalistas sobrevivientes, para ubicar en un mapa del municipio cada elemento según las diferentes versiones del caso.
Arquitectura Forense recreó también tres escenas en modelos tridimensionales que muestran la evolución de los hechos a lo largo de la noche.
Analizando la fotografía (que ya ha sido revelada) que tomó el soldado Eduardo Mota Esquivel del autobús Estrella de Oro 1531, debajo del puente del Chipote y casi frente al Palacio de Justicia, los investigadores pudieron determinar su ubicación.
El mapa tridimensional revela que el militar también tenía en su campo visual, pero al otro lado, el autobús Estrella Roja 3278, señalado como el quinto autobús, del que no dijo nada ni la PGR le preguntó en las cinco declaraciones que ha rendido.
Arquitectura Forense también elaboró una línea del tiempo en la que ubica los sucesos según la teoría de la PGR, la llamada “verdad histórica” –que culmina en el basurero de Cocula–, y según las versiones de los sobrevivientes.
La imagen revela que los registros de policías y militares tienen más similitud con la versión de los normalistas.