Jorge Escalante
Agencia Reforma

GUANAJUATO, Guanajuato.- El Gobernador Miguel Márquez Márquez anunció anoche que a partir de hoy mil elementos de la policía militar entrarán en operación para apoyar en 20 municipios donde se ha desatado la violencia.
Esos mil forman parte de los 3 mil 200 que arribaron desde principios de enero a Guanajuato,
El Mandatario estatal se reunió ayer con el Secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, para acordar la entrada en operación del millar de efectivos militares, que se concentrarán en una base construida al interior de las instalaciones de la 12 Región Militar con sede en Irapuato, donde el Gobierno del Estado invirtió 400 millones de pesos para su edificación.
Márquez Márquez aseguró que la Sedena brindó toda la oportunidad, apoyo y compromiso, mediante la brigada de la policía militar.
Entre los municipios donde operarán los elementos militares, en coordinación con las fuerzas estatales y municipales, destacan León, Silao, Irapuato, Salamanca, Celaya, Cortazar, Apaseo El Alto, San Francisco del Rincón, Pénjamo y Abasolo.
“Agradezco una vez más el apoyo de nuestro ejército mexicano, sobre todo del General Secretario, Salvador Cienfuegos, quien ha demostrado un gran compromiso para con los guanajuatenses”, indicó el Gobernador panista.
Los otros dos mil 200 elementos de la Policía Militar aguardan indicaciones para entrar en operación en la entidad.
En los primeros 29 días del mes en la entidad han sido asesinadas cerca de 200 personas, como consecuencia de la disputa por el robo de combustible a Pemex, a través de la ordeña de ductos, y los confrontamientos entre narcomenudistas.

Asesinan a 9 policías durante enero
En Guanajuato, nueve elementos de la Policía han sido asesinados en lo que va del mes de enero. Entre ellos se encuentran el director operativo de la policía municipal de Irapuato, Javier Castañeda; así como dos comandantes de la policía de San José Iturbide y dos agentes estatales del Mando Único en Apaseo El Alto.
Ayer, hombres armados ejecutaron a un agente municipal de Celaya, cuando irrumpieron en su domicilio. La víctima fue identificada como Rolando “N”.
El 17 de enero, un comando mató a un policía de Salvatierra que custodiaba a un herido en el Hospital General de la localidad; mientras que el día 12 fueron ejecutados otros dos policías, un municipal de Salvatierra y un agente ministerial en León.