Ante la llegada de miles de centroamericanos que avanzan por México hacia Estados Unidos, el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza y un grupo de militares estadounidenses reforzaron la seguridad en la frontera colocando alambres de púas.