Ante la proximidad del arranque de clases para los niveles medio y superior, la Dirección de Reglamentos refuerza su operativo para la detección de fiestas clandestinas que en este ejercicio acumula una cifra de 21 eventos intervenidos, que han involucrado a más de cinco mil jóvenes incluida una gran cantidad de menores de edad.
José Luis Aranda Ramírez, director de Reglamentos del Ayuntamiento capitalino, aseveró que las acciones de vigilancia se enfocarán también en las tres principales zonas de afluencia de jóvenes como son los antros y bares del Centro Histórico y las avenidas Colosio y Las Américas, donde acumulan 225 licencias para la operación de ese tipo de establecimientos.
Aseveró que los cambios de domicilio se encuentran limitados para los establecimientos de venta y consumo de bebidas embriagantes, en especial en la zona Centro, a causa de la afectación y la queja ciudadana. Aunque sí se han reactivado permisos suspendidos y suman seis casos en lo que va de la administración.
Sin embargo, reconoció una mayor constancia en el cambio de denominaciones en los establecimientos y ese trámite se realiza ante esta dependencia; en lo que va del año suman unos 15 casos, en la zona Centro.
Respecto a la avenida Colosio, el director de Reglamentos Municipales señaló que esa zona es muy asediada por la ciudadanía, es un espacio comercial y los interesados deben cumplir con todos los requisitos como el contar con los usos de suelo pertinentes, cumplimiento hacendario, firmas de los vecinos y los estacionamientos correspondientes. En esa avenida se contabilizan alrededor de 40 giros o establecimientos que van desde vinos y licores, restaurantes y bares.
En el caso de la avenida Las Américas, el funcionario señaló que es un punto detonante en su crecimiento y ahí operan alrededor de 25 lugares, donde ha habido cambios de domicilio, no otorgamiento de nuevas licencias. En el resto de la ciudad se encuentra muy espaciada la existencia de establecimientos que venden bebidas embriagantes, concluyó.