JorgeRicardo
Agencia Reforma

AMEALCO, Querétaro 08-Feb-2020 .-Así como atiende el problema de la inseguridad en el país, atiende el bienestar económico, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
A pesar de su atención, aceptó que se padecen una gran cantidad de asesinatos y robos, al tiempo que reiteró su estrategia de «abrazos, no balazos».
«Estoy dedicado todo el tiempo, porque tenemos que lograr la paz y la tranquilidad de nuestro país. Ese es mi compromiso, pero así como estoy pendiente de que haya seguridad, así también estoy pendiente de que haya bienestar, porque la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia», sostuvo en un mitin con pobladores de comunidades indígenas en este municipio de queretano.
«No se puede enfrentar el mal con el mal, el mal hay que enfrentarlo hacer haciendo el bien. Sí: abrazos, no balazos», reiteró.
De lunes a viernes, recalcó, se reúne con el Gabinete de Seguridad para recibir el reporte de todo lo que pasa en el país.
Sin embargo, de acuerdo a estadísticas, el crimen organizado ha impuesto récord durante el tiempo que lleva en el cargo.
«(Recibo) el parte, los reportes de todo lo que sucede en el país, cuántos homicidios, robos, todo esto que se está padeciendo mucho, y por eso no sólo me preocupo, sino me ocupo», afirmó.
López Obrador se reunió con pobladores otomíes, aunque sin la presencia del Gobernador de Querétaro, el panista Francisco Domínguez.
Al encuentro acudió el Alcalde de Amealco, el panista Rosendo Anaya, quien no tomó la palabra, pero aún así fue abucheado por pobladores.