Los tiempos que corren no están para delicadezas, se actúa sobre bases firmes y de acuerdo a las circunstancias, o la situación se sale de control y cuando se quiera proceder será más costoso y difícil y la sociedad pagará un precio muy alto.

En lo anterior se resume los actos que encabezó los últimos días el gobernador Martín Orozco Sandoval, con miras a fortalecer los trabajos de seguridad pública estatal, dotándole de mayores herramientas tecnológicas y reconocer la labor que desempeñan como coagentes de los cuerpos policíacos municipales.

Durante el recorrido que hizo por el Centro Estatal de Coordinación, Comunicación y Computo (C5), el mandatario aseguró que en Aguascalientes se toma en serio el tema de seguridad, por lo que no se bajará la guardia a pesar de los embestidas.

Señaló que el C5 es un proyecto en el que se hizo una fuerte inversión en tecnología, que es indispensable para el mejor desempeño de la labor que se realiza en las calles y permita actuar con prontitud y precisión ante cualquier hecho anormal, el cual se espera que para 2020 esté en pleno funcionamiento. A través de este centro de comando habrá un enlace directo con las direcciones de Seguridad Municipal, Bomberos, Protección Civil y emergencias, lo que consiste en coordinar los operativos y de haber un contratiempo mayor se pueda ampliar el radio de apoyo para que todos los organismos públicos estén en la misma sintonía.

“Desde aquí se coordinarán labores con todas las corporaciones y con el trabajo de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y la Fiscalía (General) seguro fortaleceremos los resultados en el combate a la delincuencia, como lo hemos demostrado”, afirmó Orozco Sandoval.

Se instala ya el equipo con tecnología de punta y una vez que entre en operación se convierta el eje para la toma de decisiones, que ofrezca mayor confianza y seguridad a los habitantes de los once municipios, elevando el nivel de esfuerzo de policías estatales y ministeriales, que sin miedo hacen detenciones y decomisos importantes “demostrando lo que otras corporaciones no han podido”, apostilló.

Dos días antes, el miércoles 6 de noviembre, sostuvo una reunión con los policías estatales, a quien exhortó a no bajar la guardia ante los embates de la delincuencia que ataca en varias partes del país y de lo que Aguascalientes no está exento, por lo que es necesario ampliar las estrategias para enfrentar y vencer a quienes se han aislado del camino correcto.

“No podemos apartar los ojos y hacer como si no pasara nada”, sostuvo, frente a una inseguridad rampante que por lo mismo debe ser enfrentada con urgencia.

Subrayó que aún cuando Aguascalientes destaca por ser el tercer estado más seguro del país, según el Inegi, “hay que ver que Sinaloa, Sonora o Chihuahua no están muy distantes y lo que ocurre por allá, no podemos esperar a que llegue a pasar aquí”.

Durante el encuentro, el titular del Poder Ejecutivo entregó 42 nombramientos de grado por promoción de ascenso a miembros de seguridad, y 122 certificados de formación inicial de la institución de seguridad pública, reconocimiento que, dijo, es por su esfuerzo en servir mejor cada día a la comunidad, que trabajan en una corporación que contribuye a que en la entidad se pueda resaltar el tema de seguridad y de esto dan cuenta los inversionistas que mantienen su confianza, respaldo empresarial que se traduce en mayor capital y más empleos, además de que han aceptado aportar “un poco más” por concepto del Impuesto Sobre la Nómina (ISN), de cuya recaudación una parte será destinada a programas que permitan conservar la paz social.

“Se han sumado (los empresarios) a esta tarea porque saben que al invertir en seguridad no sólo están cuidando a sus empresas, a sus personas, sino también a la clase trabajadora y sus familias que merecen también desempeñarse en un entorno de tranquilidad”, puntualizó el gobernador Martín Orozco.

PARADOJA MUNICIPAL

Cuando alguien le dicen a Usted que tiene dos noticias, una buena y una mala, de inmediato se pone a la defensiva, porque una puede aniquilar a la otra y es justamente lo que sucede con el Ayuntamiento de Aguascalientes, que por una parte anuncia una – excelente – noticia, de que no habrá nuevos impuestos para 2020, pero al mismo tiempo desoye los clamores – cada vez más estridentes – por la falta de agua en varias colonias.

El secretario de Finanzas, Alfredo Martín Cervantes García, informó que en el Presupuesto de Ingresos y Egresos para el año próximo se proyectan 3 mil 706 millones 993 mil 893 pesos, que significará un incremento de 400 millones sobre los recursos que se aplican actualmente, y para evitar un incremento a los gravámenes se buscará por una parte recuperar la cartera vencida y por otra se espera un “extra” de 253 millones procedentes de la Federación, además de que habrá una mayor recaudación del Impuesto a la Propiedad Raíz (predial).

En el gasto se incluyen los convenios, que es un rubro muy flotante, ya que no existe la total seguridad de que se cumplan a cabalidad. “Únicamente se programan ingresos por 23 millones 750 mil pesos, ya que este año no llegaron 120 millones de pesos, y por concepto de subsidios se proyectan 24 millones 806 mil pesos, este año no se programó ningún recurso”.

El plan que tienen en la Tesorería Municipal para el ejercicio fiscal venidero es aumentar la recaudación por concepto de impuestos, de contribuciones y por derechos, con lo que se evitará aplicar mayores gabelas.

Cervantes García cerró su declaración con un reconocimiento a la ciudadanía “porque se compromete más a cumplir con el pago de sus contribuciones, lo que se traduce en servicios públicos para el Ayuntamiento de Aguascalientes”.

Pues ojalá que este agradecimiento no quede en palabras y lo convierta la autoridad en mejores servicios públicos, principalmente de agua potable, que aún cuando esté a cargo de una empresa particular, no exime al gobierno de la ciudad vigilar que se cumpla en tiempo y forma a la totalidad de hogares, negocios y empresas.

Hay una queja recurrente en varios sectores por la falta del vital elemento, que como se ha mencionado hasta la saciedad, hay lugares donde faltan varios días y hasta una o más semanas, sin que la concesionaria se dé por aludida y menos su cómplice CCAPAMA.

Hasta ahora ha habido extrema tolerancia social ante este problema y que no arregla con sonrisas y promesas, sino con acciones concretas, que de no atenderse podría ser el Talón de Aquiles por donde se fugue una esperanza de ocupar el palacio de junto, teniéndose en cuenta que si no hay capacidad para someter al imperio de la ley a la firma francesa menos la habrá para resolver asuntos de verdadera envergadura.

De poco sirve informar que los estudios sobre cómo solucionar el problema del agua, desde su extracción hasta la distribución, estarán listos en un plazo de dos años, ya que para entonces “si lo dije ni me acuerdo”. Lo que los perjudicados reclaman es utilizar la fórmula foxiana: “hoy, hoy”, máxime que se trata de un elemento indispensable para la vida diaria.

SERVICIOS “PATITO”

La clausura que 40 consultorios médicos que llevó a cabo la Coprisea (Comisión para la Protección contra Riegos Sanitarios), por presuntamente tener personal que no acreditó tener cédula profesional, sólo vino a confirmar que en Aguascalientes se ofrecen servicios de dudosa calidad, principalmente en materia de salud, educativa, de construcción y seguridad, por citar los más cercanos a la población.

En los datos que aportó el titular de ese organismo, Octavio Chávez Macías, sólo mencionó el cierre de los locales que en su mayoría funcionaban en colonias populares, pero no si se abrió una investigación para determinar si hubo algún daño físico o mortal a los pacientes que recetaron sin ser galenos titulados y tampoco quien autorice su iniciación, porque si sus servicios eran públicos fue porque tenían un permiso para trabajar.

Es algo similar con las famosas “academias patito”, que engloba desde educación básica y bachillerato hasta las universidades, donde al ser particulares cobran por todo sin que esto se refleje en una atención positiva, o que a la hora de que van a concluir los estudios les salen con evasivas para no entregar el documento que compruebe los estudios realizados y no pueden hacerlo porque carecen de la acreditación que expide la Secretaría de Educación Pública (SEP). La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera que en México hay más de mil instituciones de educación superior, de las cuales sólo 14 han recabado las certificaciones que garanticen una buena formación.

Es el mismo caso de la rama de la construcción, en donde se dan casos que el responsable de la obra deja a segundos que lleven a cabo los trabajos sin que tengan los conocimientos profesionales, lo que más tarde salen a relucir detalles que ponen en riesgo el inmueble, o que particulares realicen esas tareas en su hogares o negocios y muy tarde se dan cuenta que hubo fallas que provocaron averías irreversibles.

Renglón aparte son los servicios de seguridad privada, donde sólo una parte del personal está certificado, contratándose por el físico o porque son buenos para los catorrazos, pero sin los más elementales conocimientos para hacer frente a momentos difíciles sin poner en riesgo a las demás personas, algo muy común en los bares que los contratan como “saca-borrachos”, pero desconocen cómo actuar para enfrentar y someter a quien está envalentonado por las copas.

Es mucho lo que falta por hacer para terminar con todos los servicios “patito”, lo que será posible en la medida que los funcionarios se sacudan el temor de ser despedidos si proceden con mano dura.

LA MISMA PIEDRA

Aunque le moleste al presidente Andrés Manuel López Obrador que se le compare con el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, pero hay semejanzas en algunas de sus respuestas. La  más reciente, al afirmar que el ataque del crimen organizado en contra de la familia LeBarón en los límites de Sonora y Chihuahua, en el que fallecieron tres madres de familia y seis niños, fue porque iban en camionetas similares a las que utiliza una banda de delincuentes, por lo que todo se debió a una “confusión”.

Exactamente fue lo que se argumentó con el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en Guadalajara, que lo acribillaron al “confundir” el automóvil en que viajaba con uno parecido al de Joaquín “El Chapo” Guzmán, teoría difícil de creer a partir de que el dignatario eclesiástico era alto y robusto y además llevaba sobre su pecho un crucifico, mientras que el capo sinaloense es bajito de estatura.

El pasado miércoles el general Homero Mendoza, jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional, explicó en conferencia, que la agresión está vinculada con disputas entre narcos de La Línea y Los Salazar. Ambas bandas se enfrentaron el lunes en Agua Prieta, Sonora.

Según el jefe militar, ante el temor de una venganza, sicarios de la Línea vigilaban la zona entre Janos y Bavispe, por lo que, presumiblemente, ellos serían los responsables de atacar los vehículos en que viajaban las familias Le Barón.

“El tipo de vehículos que utilizaron (las mujeres) son como los que trasladan con regularidad a delincuentes del crimen organizado, vehículos tipo Suburban”, sostuvo el general, quien se aventuró a citar que no fue un ataque directo, sin embargo testimonios de familiares de los LeBarón indican que al menos Cristina Langford bajó de una de las camionetas y agitó las manos para advertir a los agresores que eran mujeres y niños, pero aún así fue acribillada.

  – Ante la muerte del cardenal Posadas Ocampo y de su chofer Pedro Pérez Hernández, ocurrida el 23 de marzo de 1993 en el estacionamiento del aeropuerto internacional de Guadalajara, la versión de la administración salinista fue que el Gran Marquís del Cardenal era muy similar a un auto de Guzmán. Por ambos costados fue rodeado el vehículo y lo atacaron con armas AR-15 y AK-47, que portaban “El Negro” y “El Güero” Jaibo. El Cardenal recibió 14 impactos de bala, casi los mismos que su chofer. Kendra Lee Miller, miembro de la comunidad mormona, consideró que el ataque no fue producto de un error o una confusión, fue directo a la familia LeBarón: “Tenemos confirmación de que esto fue un ataque orquestado, por el cártel de Sonora, donde vivimos y eligieron a nuestra familia para iniciar una guerra”, dijo ante CNN y agregó “cuando mi papá llegó a la zona todavía había un auto en llamas, pero no había nadie alrededor, no había disparos, no había un enfrentamiento. Fue un ataque deliberado contra inocentes civiles para, básicamente, iniciar una guerra” entre grupos armados que operan en Sonora y Chihuahua.

En consonancia con las conferencias mañaneras, fue la lentitud con que actuaron las autoridades para acudir al escenario. Las agresiones se reportaron a las 9.40 horas y a las 11:00 horas de ese lunes 4 de noviembre, el Ejército tuvo conocimiento a las 14:30 horas y la Guardia Nacional partió de su base a las 14:31 horas para arribar a las 18:15 horas, reseñó el general Homero Mendoza, pero si lo hubieran hecho por vía aérea habrían hecho un máximo de hora y media, procedentes de la base aérea militar 18 en Hermosillo, donde también se encuentra la Cuarta Zona Militar.

Pese a que los hechos ocurrieron el lunes, la fiscal de Sonora, Claudia Contreras, no había acudido al lugar el miércoles para iniciar las investigaciones y recabar indicios, además de admitir que se enteró de lo ocurrido seis horas después y por si fuera poco hay un descuido total de la zona que disputan dos o más cárteles: “Las necesidades de proporcionar seguridad, tanto por la Guardia Nacional como por las tropas regulares del Ejército, se orientan generalmente a las áreas de conflicto. Esta (donde se dieron los ataques) no la teníamos nosotros referenciada como tal”, no obstante que hay enfrentamientos continuos entre las bandas, como el ocurrido el fin de semana en Agua Prieta.

La oferta intervencionista fue inmediata del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que si México necesita ayuda se le dará en la proporción que la pida. En su cuenta de twitter, el mandatario redactó: “Se necesita un ejército para derrotar a otro ejército. Es el momento para que México, con ayuda de Estados Unidos, haga la guerra en contra de los cárteles de droga y los borre de la faz de la tierra. ¡Simplemente estamos esperando la llamada de su nuevo Presidente”.

En respuesta, López Obrador dijo que para hacer frente a los problemas de inseguridad que existen en México, no se necesitaría la intervención de ningún gobierno extranjero, “es un asunto que nos corresponde a nosotros atender, al gobierno de México”, además de reiterar que no cambiará la estrategia, en tanto crece el número de homicidios en varias partes del país, atribuidos a los cárteles de la droga.

El momento fue aprovechado por senadores republicanos del estado de Utah, donde las víctimas tienen lazos familiares, para exigir al gobierno de México la presentación de los responsables de la masacre: “Estados Unidos debe trabajar con los funcionarios mexicanos para que los responsables de esta violencia sin sentido rindan cuentas”, señaló Mitt Romney, quien profesa la fe mormona.

Por su parte, el senador Mike Lee, expresó que ojalá el gobierno de México “trabaje con nosotros para llevar a los asesinos ante la justicia” y el también senador Tom Cotton dijo que los asesinatos exhibe que el presidente López Obrador no puede controlar al crimen organizado y calificó de cuento de hadas la estrategia mexicana de “abrazos no balazos”. Lanzó la advertencia que si el gobierno de México no puede proteger a los estadounidenses en su territorio (los LeBarón tienen la doble nacionalidad), EU tomaría medidas propias, “con nuestras propias manos”.

“Desafortunadamente, está claro que el gobierno mexicano no puede controlar esto. El presidente López Obrador asumió el cargo hace casi un año diciendo que su estrategia para lidiar con los cárteles serían ‘abrazos y no balazos’. Esto puede funcionar en un cuento de hadas para niños, pero en el mundo real, cuando tres mujeres estadounidenses y 6 niños estadounidenses son asesinados a tiros y quemados vivos, lo único que puede contrarrestar las balas son más y más grandes balas”, misma medida que publicó The Wall Street Journal en su editorial del martes, que no descarta una acción militar estadounidense para frenar esta escalada de violencia que hoy tiene de luto a la comunidad mormona.

TORCER LA ATENCIÓN

En política no hay casualidades y menos imprevisiones. Todo tiene un fin y lo que se haga o se diga apunta hacia un objetivo, sea para atacar, contraatacar o distraer y en estos tres tiempos está enfrascado el presidente López Obrador, que sin sustento alguno descartó un golpe de estado, porque en su caso tiene una base social que lo apoya.

Ante las críticas de algunos integrantes del Ejército, dijo que México no es tierra fértil para el genocidio “ni para canallas que lo imploren”. Enalteció la figura de Francisco I. Madero y aseguró que a diferencia del presidente asesinado tras el golpe de estado de Victoriano Huerta, él tiene el respaldo de una mayoría que no permitiría que eso suceda.

“¡Qué equivocados están los conservadores y sus halcones! Pudieron cometer la felonía de derrocar y asesinar a Madero porque este hombre bueno, apóstol de la democracia, no supo, o las circunstancias no se lo permitieron, apoyarse en una base social que lo protegiera y respaldara”, subrayó en redes sociales.

Hizo hincapié que “ahora es distinto. Aunque son otras realidades y no debe caerse en la simplicidad de las comparaciones, la transformación que encabezo cuenta con el respaldo de una mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz, que no permitiría otro golpe de estado”.

Reiteró que ahora no habría la más mínima oportunidad en México para Huerta, Franco, Hitler o Pinochet, “por cierto, les recomiendo leer la fábula de Esopo: ‘Las ranas pidiendo rey’. En esta fábula las ranas pedían un rey a Zeus, quien les mandó un leño que flotaba sobre el agua, pero no les gustó por la quietud que había. Pidieron otro y les llegó una serpiente que las devoró.

El tuit que publicó AMLO fue en el 49 aniversario de la toma de posesión del presidente de Chile, Salvador Allende, depuesto en 1973 con golpe de estado que encabezó el general Augusto Pinochet, que se posesionó del cargo y se convirtió en dictador.

En la conferencia de prensa del pasado lunes 4, López Obrador acusó al general en retiro Carlos Gaytán Ochoa de pronunciar un discurso “imprudente”, luego de asegurar que los soldados se sentían ofendidos por decisiones estratégicas tomadas por este gobierno.

El jefe de las Fuerzas Armadas calificó de “conservador” el lenguaje utilizado por el que fuera subsecretario de la Defensa Nacional en el sexenio del entonces presidente panista Felipe Calderón: “La declaración del general es imprudente. Tiene todo su derecho a expresarse, a manifestarse, pero si leen ustedes el texto hay una actitud poco mesurada. Recuerdo algo que dice ‘hay una ideología dominante que no mayoría’. Un lenguaje bastante, bastante conservador”.

El pasado 23 de octubre Gaytán Ochoa pronunció un mensaje durante un desayuno privado, al que asistieron otros mandos en retiro y en funciones, en el que aseguró que las Fuerzas Armadas se sentían agraviadas y ofendidas. Detalló que existen frágiles mecanismos de contrapeso, que han permitido un fortalecimiento del Ejecutivo, “que viene propiciando decisiones estratégicas que no han convencido a todos, para decirlo con suavidad. Ello nos inquieta, nos ofende eventualmente,  pero sobre todo nos preocupa, toda vez que cada uno de los aquí presentes, fuimos formados con valores axiológicos sólidos, que chocan con las formas con las que hoy se conduce al país”.

Mientras continúa la sangría imparable en varios estados, principalmente en Jalisco, Guanajuato, Estado de México, Nuevo León, Chihuahua y Tamaulipas, López Obrador suelta la “bomba”, que de ninguna manera sirve para frenar la progresiva lucha entre los cárteles de la delincuencia organizada y menos lo será si mantiene la tesis que con saliva y consejos puede derrotar a los grupos armados que siembran el terror en zonas urbanas y rurales.

Sólo para recordarlo, Reforma publicó el martes 5 que AMLO también vio golpe de estado. El 2 de junio de 1996 denunció que se fraguaba un golpe de estado contra el presidente Ernesto Zedillo: “Está en marcha un proyecto para deponer al presidente Ernesto Zedillo, inspirado y promovido desde el extranjero y vinculado a grupos políticos y económicos que traicionaron al régimen para apoderarse del país, esencialmente de los yacimientos petroleros”, dijo cuando se encontraba en campaña por la dirigencia nacional del PRD, lo que naturalmente no ocurrió.

AUTOS “CHOCOLATE”

Aunque en la Cámara de diputados insisten que se legitimen los vehículos de procedencia extranjera, en el Senado dio un no definitivo, con lo que desechó el artículo 15 transitorio de la Ley de Ingresos, con el que se pretendía restablecer el controvertido asunto de la regularización.

En la votación que tuvo lugar el martes, 105 senadores lo hicieron en contra de la legalización y sólo tres a favor y sin que hubiera debate, lo que se debió en parte a que la oposición a esa medida provino de la bancada de Morena, uniéndose al rechazo que desde un principio determinó la oposición.

El proyecto de decreto de la Ley de Ingresos, sin el capítulo de los vehículos “chocolate”, fue turnado al Ejecutivo Federal “para su sanción, promulgación y publicación”, decreto que expide la Ley de Ingresos de la Federación 2020 exclusivamente con los artículos aprobados por ambas cámaras”, indica el escrito del Senado.