David Reynoso Rivera Río

Hace menos de veinticuatro horas, Andrés Manuel López Obrador recibió su constancia expedida por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, misma que lo acredita como el Presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos. Virtud de ello, han comenzado los tiempos de transición en el Gobierno de la República y con ello se avecinan las primeras pinceladas de lo que será el gobierno del Lic. Andrés Manuel.

Resulta importante mencionar que desde hace un par de semanas, se han confirmado algunos nombres de aquellos personajes que fungirán como secretarios y/o directores de las principales áreas gubernamentales; de manera que hasta el momento se ha confirmado la participación en el gabinete presidencial del empresario Alfonso Romo como coordinador de la Oficina de la Presidencia; de la Lic. Olga Sánchez Cordero como secretaria de Gobernación; de Zoé Robledo, Alejandro Encinas y Tatiana Clouthier como subsecretarios de Gobernación; del Lic. Alfonso Durazo como secretario de Seguridad Pública; de María Luisa Albores como secretaria de Desarrollo Social; del experimentado Esteban Moctezuma Barragán como secretario de Educación Pública; de nuestro paisano y doctor Carlos Manuel Urzúa como secretario de Hacienda y Crédito Público; del ex jefe de gobierno de la ahora Ciudad de México, Marcelo Ebrad como secretario de Relaciones Exteriores; de Juan Manuel de la Fuente como embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas; de la zacatecana Rocío Nahle García como secretaria de Energía; del controversial Manuel Bartlett como titular de la Comisión Federal de Electricidad, del Lic. Germán Martínez Cázares como titular del Instituto Mexicano del Seguro Social; de la joven Luisa María Alcalde como secretaria del Trabajo y Previsión Social; así como de la hasta ahora senadora Ana Gabriela Guevara como titular de la Conade, entre muchos otros perfiles más.

Como podemos observar existen perfiles muy controversiales y quizá podríamos considerar que poco adecuados para ciertos puestos; sin embargo, al mismo tiempo existen perfiles altamente capacitados que cuentan con una amplia trayectoria en el servicio público y/o en alguna de las áreas relacionadas con sus nombramientos. De ahí que me permito abundar en algunas reflexiones que siempre he tenido en relación a la elección de los miembros de un gabinete:

En primera instancia debemos esperar a que los nombramientos sean definitivos y se rindan las protestas correspondientes; en segundo lugar, debemos comprender que elegir a un gabinete se trata de equilibrar la confianza y la capacidad como los factores más complejos que se pueden dar en un ejercicio de gobernabilidad, por un lado se requiere una gran confianza en el personal al que se le encomienda una tarea de dirección a tan alto nivel y por el otro lado se debe buscar que el perfil sea calificado, experimentado y óptimo para el desempeño.

Lo complejo de la situación estriba en que muchas veces predomina la amistad y/o el compadrazgo como factores de confianza y los elegidos bajo este único sistema resultan pseudo-funcionarios que no abonan al crecimiento del municipio, del estado o del país. Por  el otro lado, en ocasiones se eligen sólo perfiles calificados académicamente e inclusive con experiencia en la propia administración, pero resultan ser unos verdaderos conocedores de los recovecos para realizar todo tipo de atrocidades y corruptelas.

De ahí que me permito invitar a todos mis lectores a realizar una correcta valoración de la selección del gabinete presidencial o de cualquier otro antes de emitir una opinión al respecto, ya que inclusive me gustaría que imaginaran por unos minutos cuál sería su actuación y decisión, si estuviera en sus manos la designación de ciertos puestos para el destino de un ente gubernamental. Reflexionemos que no es una tarea sencilla y hasta entonces no exista un método de carácter exacto que blinde de corrupción a un ente gubernamental, habrá que encontrar en la consciencia ese mecanismo que permita encontrar a los perfiles más completos.

Por el bien del país, esperemos las designaciones del próximo titular del Poder Ejecutivo Federal se transformen en buenas acciones en beneficio de la nación.

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr