David Reynoso Rivera Río

Sorpresivamente hemos llegado a la mitad del año y con ello, en estricta responsabilidad resulta necesario realizar un breve ejercicio de reflexión para conocer qué hemos estado haciendo bien; qué hemos estado haciendo mal; qué debemos mejorar y qué debemos añadir a nuestros proyectos para consolidar esas tan anheladas metas que con entusiasmo nos pusimos desde el primer día del año.

Transcurrido el primer semestre del año, resulta de igual manera necesario que nuestros gobiernos (tanto Estatal como los municipales) y sus servidores públicos, caigan en cuenta que ya ha pasado el denominado “plazo de gracia” que se conoce en el argot de la vida pública, mismo en el que se “justifica” el bajo rendimiento en diversas áreas ya que son esos primeros meses de la entrada de cada administración, los que dotan de conocimientos a sus titulares y personal de altos mandos para llevar la operación de todos y cada uno de los programas o actividades que les competen.

Uno de los pasatiempos del ciudadano consiste en ser crítico del gobierno, lo cual considero parcialmente adecuado, ya que ser crítico requiere hacerlo con base en un sustento de índole técnico, jurídico o económico. El servicio público no es ni deberá ser para gente sin aptitudes o inexperimentados, por lo que a partir de ahora el escrutinio social debe ser más riguroso para todos aquellos que incumplan con sus funciones.

Me permito invitar a todos los lectores a constituirnos en un verdadero observatorio crítico ciudadano de nuestras autoridades. Bajo acusaciones fundadas y respetuosas pero, al mismo tiempo, exigentes de lo que queremos para nuestro municipio o nuestro estado. Recordemos que estamos a un año de elegir al próximo Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, nuestros próximos senadores, diputados locales y federales; por lo que nuestra capacidad de crítica representa prácticamente el único mecanismo a través del cual podemos hacerles ver que tendrán que esforzarse por elegir candidatos que reúnan las aptitudes para cada puesto.

No toleremos la inexperiencia y mucho menos permitamos que los discursos populistas y vacíos logren permear en nuestros gobiernos. Las encuestas publicadas tras la elección del mes pasado prometen un clima más que tenso durante los próximos 6-8 meses que serán clave para las definiciones en los principales partidos políticos; razón por la cual no debemos quitar bajo ninguna circunstancia, el dedo del renglón.

Agradezco como cada jueves el favor de su lectura, esperando puedan realizar un enriquecedor ejercicio con motivo del inicio del segundo semestre del año.

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr