Zedryk Raziel
Agencia Reforma

HERMOSILLO, Sonora.-Los policías municipales que sean removidos de sus corporaciones por estar coludidos con el crimen organizado serán remplazados con elementos de la Marina, informó el Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo.

La medida, dijo, está contemplada en el Modelo Nacional de Policía, mismo que se implementará a partir de hoy, empezando en los municipios sonorenses de Guaymas y Empalme, en cuyas Policías se tienen indicios de infiltración de la delincuencia.

El funcionario detalló que en los municipios que formen parte de la estrategia, la seguridad será coordinada por mandos militares y navales.

En entrevista, mencionó que los cuerpos policiales intervenidos serán devueltos a mandos civiles una vez que se depuren y estabilicen.

«Vamos iniciando el programa piloto particularmente con Guaymas y Empalme, ahí la Marina repone a todos los elementos que no pasen los exámenes de confianza, de tal manera que el municipio, al perder a esos elementos, no se quede sin un estado de fuerza suficiente; esos elementos que no pasen los exámenes serán liquidados, y el personal que sí reúna los requisitos será capacitado o recapacitado, es decir, llevarlos a estándares de profesionalización adecuados para prestar profesionalmente los servicios de seguridad», detalló.

«¿Por qué un mando marino o un mando militar? Porque, si vamos a depurar, necesitamos una confianza plena en los responsables de los cuerpos de seguridad; una vez que estén depurados, profesionalizados y estabilizados esos cuerpos de seguridad, regresarán los mandos a manos civiles».

Durazo sostuvo que la depuración policial se debe hacer a nivel nacional.

«En realidad tenemos que hacer una depuración nacional de los cuerpos de seguridad; la Guardia Nacional, aun en su eficacia y en su dimensión creciente, será insuficiente si los cuerpos estatales y municipales no hacen lo propio tanto para crecer como para mejorar sus estándares en todo sentido, de capacitación, profesionalización, mejoramiento de la condición socioeconómica de sus integrantes y por supuesto un desempeño ético, ese es uno de los problemas fundamentales que tenemos a nivel nacional», explicó.

«Tenemos muy claro el diagnóstico: hay una inteligencia suficiente como para saber en dónde (existe colusión), no sólo en Sonora sino en el país, y vamos a trabajar mediante lo que hemos llamado un Modelo Nacional de Policía que fue ya aprobado por los presidentes municipales y por los gobernadores, aprobado por unanimidad, y el inicio de este nuevo modelo nacional de policía es precisamente en Guaymas y Empalme».