Ulises Díaz
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La reestructura de planes de producción de Toyota en México llevó a que se redujera la inversión, con un monto aprobado de 700 millones de dólares respecto a los mil millones anunciados originalmente en 2015, según información de la compañía.
«Toyota ha aprobado una inversión total en el estado de Guanajuato de aproximadamente 700 millones de dólares y un volumen de producción anual de 100 mil unidades Tacoma, refrendando nuestro compromiso a largo plazo con México», indicó en un comunicado.
Cuando se anunció la inversión, la planta estaba considerada para construir el Corolla, que entonces era uno de los autos más vendidos en Estados Unidos, y la producción en México se sumaría a la que se realiza en la planta que la compañía tiene en Tupello, Mississippi.
Pero, luego de la elección de Donald Trump, que amenazó a la compañía con imponer un alto arancel a sus automóviles si fabricaban en México y luego del cambio de patrón de consumo hacia autos más grandes, Toyota cambió de planes.
En agosto de este año anunció que la fábrica que se construye en Apaseo el Grande se dedicaría a construir la Tacoma, que es una pick up que también se fabrica en la planta de Mexicali.
Con el cambio también se retrasará el inicio de producción, ya que originalmente estaba contemplado para arrancar en abril de 2019 y ahora lo hará hasta finales de ese año.
«Estas cifras de inversión y producción han sido establecidas para garantizar la viabilidad de nuestra infraestructura y operaciones», señaló la empresa
«Toyota iniciará la producción en el estado de Guanajuato a finales de 2019 y hará realidad la puesta en marcha de una planta con instalaciones flexibles, sustentables y altamente competitivas».