Yarek Gayosso
Agencia Reforma

Como una mujer de carácter muy fuerte, decisiones firmes, apasionada por la halterofilia, capaz de soportar el dolor en las rodillas con el que convivía todos los días hasta su muerte, es como recuerda la medallista olímpica Damaris Aguirre a Soraya Jiménez.
Hoy se cumplen cinco años del fallecimiento de la primera mujer mexicana que se colgó una medalla de oro olímpica, hazaña que Aguirre vio por televisión en Sydney 2000 y que la marcó de por vida porque fue ese momento de catarsis el que la llevó a empezar a practicar la halterofilia un año después.
Soraya le abría el camino a otras deportistas en una disciplina que hasta ese momento sólo se consideraba para hombres.
“Ella tenía mucho interés al momento de entrenar porque, a pesar de las lesiones y los dolores que a mí me tocó ver que ella sentía, jamás se dio por vencida y siempre seguía entrenando y luchando con sus dolores”, contó Aguirre a Grupo REFORMA.
“Yo no conocía ese deporte y fue que me di cuenta que existía cuando Soraya ganó la medalla, cuando empecé a practicar ese deporte tenía muchas ganas de conocerla”.
Damaris y Soraya entrenaron juntas en el proceso rumbo a Atenas 2004, año en el que Jiménez se retiró tras no lograr clasificarse a esa justa olímpica, y fue ese periodo en el que la amistad entre ambas se afianzó.
Sobre el caso de dopaje que Jiménez vivió en 2002, tras dar positivo en el Campeonato Panamericano de la especialidad realizado en Venezuela, Aguirre guardó respeto para la ex halterista.
“Esa parte con nosotros no la hablaba para nada, con su equipo multidisciplinario, por lo menos de mi parte siempre había ese respeto hasta donde ella quería hablar, al final Soraya era Soraya y tenía marcado bien su lugar y tiene su lugar en la historia”, afirmó.
Después de varios años de enfermedades, cinco paros cardiorrespiratorios, 14 operaciones en una rodilla y la extirpación de un pulmón por una gripe B, la halterista murió en la Ciudad de México por un infarto a los 35 años, el 28 de marzo de 2013.
Un año antes del deceso, fue la última vez que Aguirre y Jiménez se vieron, en un restaurante en Perisur en la Ciudad de México.
Damaris recibió en 2017 la medalla de bronce obtenida en Beijing 2008 por la descalificación de tres de sus rivales tras sus resultados en los exámenes antidopaje y se convirtió en la segunda mujer mexicana en conseguir una medalla olímpica en halterofilia después de la de Soraya.
“Que mi nombre esté en el muro de medallistas olímpicos es un orgullo. Sí roban ese momento de vivir cuando subes al podio y recibes todos los beneficios sociales y económicos.
“Soraya estuvo de comentarista (en la TV) en mi competencia; entonces, hubiera sido magnífico vivirlo con ella y vivirlo en su momento”, lamentó.

ASÍ LO DIJO
“Fue una inspiración para mí, era mi referente principal, era un orgullo y un honor verla entrenar a pesar de todas las lesiones que ella tenía”.
Damaris Aguirre, medallista olímpica

Conócela
Soraya Jiménez Mendívil
Lugar de nacimiento: Naucalpan, Estado de México
Fecha de nacimiento: 5 de agosto de 1977
Fecha de fallecimiento: 28 de marzo de 2013
Palmarés:
Oro en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000
Bronce en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999
Oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Maracaibo, Venezuela 1998
Bronce en el Mundial Juvenil de Estados Unidos 1994.