En el Congreso del Estado se aprobó por mayoría, la reingeniería de la estructura administrativa del Poder Ejecutivo, donde los cambios de denominación, creación de secretarías, engrosamiento de otras y desaparición de algunas más, generaría un ahorro millonario producto de la supresión de casi cien plazas para burócratas.
En sesión ordinaria del pleno y con 23 votos a favor y uno en contra, se aprobó el dictamen que reforma la Ley de la Administración Pública del Gobierno Estatal, donde la Secretaría de Gestión Urbanística y Ordenamiento Territorial ampliará su denominación a Registral y Catastral para que en ella se instale una ventanilla única de simplificación de trámites administrativos en materia de desarrollo urbano. Así, se le endosará el Instituto Catastral, que con la reforma dejará de depender de la Secretaría de Finanzas.
Además, la Oficialía Mayor volverá a ser Secretaría de Administración y, por el contrario, la Secretaría de la Juventud dejará de serlo para convertirse de nuevo en instituto.
A la Secretaría de Medio Ambiente también se le amplió el nombre, agregándole la denominación Sustentabilidad y Agua; en tanto que se crea la Coordinación General de Movilidad como área dependiente de la Secretaría General de Gobierno.
A esta Secretaría le quitarán entonces el Registro Público de la Propiedad que también pasará a ser parte de Gestión Urbanística, Ordenamiento Territorial, Registral y Catastral.
Respecto de la figura del Jefe de Gabinete, ésta desaparece y da paso a la Coordinación General del Gabinete en el Gobierno del Estado; en tanto que la Secretaría de la Familia ya no apareció en la nueva estructura.
En el marco de la sesión se destacó que la nueva conformación de la estructura orgánica gubernamental del Estado permitirá una mejor operación y sobre todo un ahorro importante de más de 30 millones de pesos, ya que un total de 99 plazas serán suprimidas en cuanto entre en vigor la nueva ley.