Ricardo Vargas

Esta semana el Banco de México recortó nuevamente la tasa de interés objetivo en 25 puntos base para establecerla sobre el 7.0%. Con este recorte, se registran ya cinco bajas consecutivas a la tasa de interés objetivo en nuestro país, los cuales comenzaron en la segunda mitad del año pasado en medio de un entorno de desaceleración económica y de disminución en los niveles de inversión pública y privada dentro de nuestro país.

Sin embargo, no debemos tomar esta decisión como un indicador negativo necesariamente, pues teóricamente un menor costo del dinero abre la puerta para un abanico de posibilidades de inversión que de otra manera se volverían difíciles de alcanzar para los consumidores dentro de nuestra economía.

La teoría económica nos dice que la aplicación de una política monetaria (refiérase a la definición de los tipos de interés nominales y a la cantidad de billetes y monedas en circulación) de carácter expansivo, tendría un efecto positivo sobre los niveles de consumo e inversión productiva. De manera intuitiva esto puede ser explicado debido al “bajo” costo del dinero, lo que vuelve poco atractivas las inversiones a largo plazo (dado un interés real bajo) y que a su vez vuelve más atractiva la inversión productiva (dado un menor costo financiero del crédito). Es decir que aquellos consumidores que tienen un nivel de ahorro importante, buscarían destinarlo a inversiones productivas que generen un rendimiento mayor al que ofrece una inversión bancaria a largo plazo. Por el otro lado, aquellos consumidores que tienen poca o nula capacidad de ahorro, tendrán más acceso a financiamientos baratos que permitan extender su capacidad de consumo o de gasto en algún negocio o inversión productiva, pues la tasa de interés nominal en el corto plazo ha sido recortada.

En el otro lado de la ecuación aparece el nivel de precios de la economía. La inflación se refiere al incremento sostenido en el nivel de precios de ciertos productos a lo largo del tiempo, y busca de cierta forma ilustrar la evolución del poder adquisitivo de una moneda en específico. En este tema, la teoría económica sugiere que el nivel de precios (manteniendo todo lo demás constante) tendrá un comportamiento inverso en el largo plazo al que mantenga la política monetaria. Es decir que en condiciones normales, frente a una disminución importante en los tipos de interés nominal (tasa de interés de referencia), se tendrá en respuesta un incremento en la tasa de inflación dentro de la economía pues se incrementaron los niveles de gasto, consumo y disminuyeron los niveles de ahorro. Esta misma lógica aplica también en el sentido inverso dentro de la teoría de política monetaria, pues dado un alto nivel de incremento en precios, una política contractiva en donde se incrementen los niveles de interés nominal llevará a menores niveles de consumo y de gasto y aumentará los niveles de ahorro.

En el caso de México parece que estamos viendo el primer escenario, pues luego de que vivimos un ciclo imporante de alzas en tasas de interés, que inició a principios de 2016, estamo entrando ahora en un ciclo de menores tasas de interés nominal que busquen generar un mayor dinamismo económico. En aquel año, la tasa de interés objetivo se ubicaba sobre el 3.25%, y comenzó un ciclo alcista que la llevó a ubicarse hasta en un 8.25% al cierre del mes de julio del año pasado. En 2016 la inflación mensual registró variaciones anuales promedio de entre el 2.0% y el 3.0%, mientras que para 2017 llegó a ubicarse ligeramente por debajo del 7.0%.

Actualmentehemos entramos desde hace algunos meses a un ciclo de política monetaria expansiva que se da como respuesta a una situación de falta de poco dinamismo económico y bajos niveles de inversión fija y productiva que, causadas por diferentes motivos, deberán ser combatidas a la brevedad. El abaratamiento del dinero es una buena decisión, teniendo todavía una inflación controlada.

Primer Aniversario.

Aprovecho este espacio para agradecer enormemente al equipo editorial de El Heraldo por haberme brindado hace un año la oportunidad de colaborar con este gran periódico. Con esta nueva columna cumplo un año de publicaciones semanales ininterrumpidas sobre temas de interés público relacionados con economía, finanzas públicas, negocios y política. Creo que los espacios que fomenten el diálogo y el intercambio de opiniones, serán siempre una herramienta importante para enriquecer el entorno de cualquier sociedad.

Escríbame.

rvargas@publimagen.mx

@1ricardovargas