Francisco de Anda y Martín Aquino
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 1-Jun .- El Congreso de Jalisco demostró que sí se puede reducir el financiamiento a los partidos políticos.
Las prerrogativas públicas estatales a los institutos políticos bajará entre 50 y 70 por ciento –dependiendo si es o no año electoral– de acuerdo con la reforma electoral aprobada ayer por los diputados locales.
La base del nuevo modelo de financiamiento a los partidos, el cual entraría en vigor en 2018, fue la propuesta contenida en la iniciativa del diputado independiente, Pedro Kumamoto, #SinVotoNoHayDinero, con algunas modificaciones.
Esto significaría un ahorro para el estado de 180 millones de pesos del dinero de los jaliscienses en un año no electoral, al repartirse alrededor de 80 millones en lugar de los 260 millones al año que se otorgan actualmente.
Con la votación que obtengan los partidos a nivel local en 2018 se aplicarán las fórmulas, por lo que la reducción de dinero a los partidos aplicará a partir de 2019.
La fórmula que se aprobó para otorgar subsidio en años no electorales consiste en multiplicar el padrón electoral local por el 20 por ciento de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), que es de 75.49 pesos.
Mientras que en años con elecciones el monto anual de financiamiento para actividades ordinarias será el que resulte de multiplicar el número total de votos válidos obtenidos en la elección a diputados por el 65 por ciento del valor diario de la UMA.
La reforma avalada por el Congreso de Jalisco contempla la reducción de un diputado plurinominal para pasar de 39 a 38 legisladores, además de reducir dos regidores en Municipios de más de 500 mil habitantes y uno en localidades con entre 100 mil y 500 mil habitantes.
Para para acceder a curules por la vía de representación proporcional se requiere que los partidos obtengan 3.5 por ciento de la votación local y se obliga a la paridad horizontal para que candidatos a Alcaldías sean 50 por ciento mujeres y 50 por ciento hombres.
Para que esta reforma pueda ser promulgada como ley por Gobernador Aristóteles Sandoval deberá ser avalada por la mitad más uno de los Ayuntamientos de Jalisco, es decir, requiere del apoyo de 63 Municipios.