El día de ayer, en las instalaciones del Club Campestre, se realizó la entrega de un merecido reconocimiento al taekwondoín para-olímpico, Alejandro Gutiérrez Rudiño, tras haberse convertido en el primer mexicano, en obtener medalla de oro, dentro del Campeonato Mundial de la especialidad, dentro de la modalidad de Poomsae.
Este premio, fue otorgado por las instituciones a las que el deportista pertenece, nos referimos al Instituto Koguryo de Taekwondo y al Club Campestre, quienes le hicieron los honores en el salón Bona Gens del Campestre.
Hay que recordar que Gutiérrez Rudiño, se colgó la presea dorada en la categoría P-20, menores de 30 años, en donde ejecutó de manera correcta cada uno de sus movimientos, y así, convenció a los jueces, quienes le dieron puntuaciones altas y por lo tanto, el primer puesto.
Gutiérrez Rudiño se quedó con el título, tras superar al ruso Kiril Arutiunov, que se quedó la plata, en tanto que los bronces se los colgaron el chileno Claudio Fuentes y el serbio Dusan Marisavljevic.
En la entrega del reconocimiento, estuvo presente su profesor, Juan Alfredo Martínez Andrade, además del presidente del Instituto Koguryo y miembro del Consejo Ejecutivo de la Federación Mundial de Taekwondo, Juan Manuel López Delgado, y el presidente del Club Campestre, Rubén Morfín, quien fue el encargado de hacer la entrega de la placa.
Junto al aguascalentense, se presentaron sus padres, Claudia Rudiño y Alejandro Gutiérrez, quienes han sido una pieza fundamental para la gran carrera de Alejandro, quien continuará trabajando fuerte, para seguir obteniendo triunfos.

¡Participa con tu opinión!