El Poder Judicial del Estado logró reducir los tiempos para la realización de embargos, de tres semanas a siete días; el esfuerzo le valió la única mención honorífica dentro del “Premio Estatal de Mejora Regulatoria 2018”, entregado ayer. “El certamen tiene el objetivo central de hacer eficientes las prácticas administrativas de las dependencias estatales y municipales”, explicó la magistrada Gabriela Espinosa Castorena, al tiempo de celebrar que el aprovechamiento de la tecnología rinda frutos a la institución.
El sistema en cuestión permite a los abogados litigantes solicitar y agendar diligencias de embargo a la Dirección de Ministros Ejecutores, vía Internet, a través de un portal electrónico. Al respecto, el titular de dicha dirección, Felipe de Jesús Arias Pacheco, indicó que la medida permite reducir el proceso que se llevaba de uno a dos días, a ser inmediato y de manera remota vía Internet, mientras que la salida -que se reprogramaba hasta en tres semanas-, ahora se logra cumplir en una semana a lo sumo.
Por su parte, la juez sexto mercantil, Verónica Padilla García, destacó que el proceso se vuelve expedito, más ágil y ya no hay papeletas ni revisiones de expedientes, tampoco hay que firmar por parte del secretario o del juez para lograr la autorización de la diligencia.