Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante siniestros, el reto del Estado mexicano es demostrar que tiene capacidad no sólo en prevención y reacción, sino también para la reconstrucción de zonas dañadas, afirmó el Presidente Enrique Peña Nieto.
En una ceremonia efectuada en Palacio Nacional, Peña reconoció a un millar de rescatistas de las Fuerzas Armadas, Policía Federal, Gobiernos estatales y municipales, y de agrupaciones de la sociedad civil que apoyaron tras los sismos del 7 y 19 de septiembre.
Consideró que México es más fuerte y con mayor sentido de comunidad que en el pasado, con actitud y entereza.
“Muchas lecciones han permitido tener hoy una sociedad con una mayor conciencia de la protección civil, con una mayor conciencia de la prevención, con una mayor capacidad de las instituciones del Estado mexicano en todos sus órdenes para trabajar en tareas preventivas y apoyar cuando el siniestro ha ocurrido”, externó.
“Y hoy es justamente el reto que estamos enfrentando: mostrar que esa capacidad institucional del Estado mexicano tiene la fortaleza para apoyar nuevamente esta labor de reconstrucción”.
En el Patio de Honor se colocó en un círculo a los brigadistas de las 19 corporaciones nacionales que participaron en la emergencia del 7 y 19 de septiembre, así como a los perros rescatistas de la Secretaría de Marina; al centro, el Presidente arrancó su discurso pidiendo un minuto de silencio por las 471 víctimas de los sismos.
Luego exhortó a un minuto de aplausos para los “héroes anónimos” de las corporaciones y de la sociedad civil que participaron en la emergencia.
“Como Presidente de México quiero dejar testimonio fiel de profundo reconocimiento a todos los cuerpos de búsqueda y rescate de distintas organizaciones, de asociaciones civiles, de la Cruz Roja Mexicana y todas las entidades gubernamentales”, apuntó.
Argumentó que las Fuerzas Armadas, la Policía Federal o las dependencias del Gobierno federal nunca buscaron ser protagonistas en la emergencia por los sismos, por lo que el reconocimiento de ayuda es para todas las entidades gubernamentales y la sociedad civil.
De acuerdo con la Presidencia, el Gobierno federal desplegó en ocho entidades afectadas por los sismos cerca de 95 mil elementos y funcionarios de 15 dependencias.
De administraciones estatales y municipales, así como organizaciones civiles, participaron otros 238 elementos, además de 600 brigadistas de 24 países.
En total, recordó el Presidente, 170 mil viviendas en siete estados y la Ciudad de México resultaron afectadas, por lo que el Gobierno está en la etapa de reconstrucción.