Marcos Vizcarra
Agencia Reforma

CULIACÁN, Sinaloa .-En el mismo sector paralizado por grupos criminales el 17 de octubre, ciudadanos de Culiacán tomaron ayer las calles en exigencia de paz.
«Somos más los que queremos la paz, ese es el mensaje de esta marcha, este es el mensaje para esta ciudad», decían en el contingente, convocados por un colectivo denominado «Culiacán Valiente».
Los manifestantes caminaron por la misma zona donde grupos criminales causaron terror para liberar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán, «El Chapo».
Salieron a las calles adultos y niños, para hacer un festival en el Sector Tres Ríos, donde se dio el mayor número de enfrentamientos.
De acuerdo con el gabinete federal de seguridad, el 17 de octubre hubo 19 bloqueos, 14 enfrentamientos y 13 asesinatos, entre ellos al menos tres civiles ajenos al conflicto.
En la marcha participaron bandas musicales, bailarines, artistas, organizaciones sociales, políticos, empresarios y religiosos, entre otros.
Los organizadores pidieron evitar confrontaciones entre grupos y estos cumplieron, hasta terminar el evento con un festival en un parque llamado «Las Riberas», junto al río Culiacán, donde cantantes y músicos hicieron un concierto, encabezados por el cantautor culiacanense David Aguilar.
«Nunca había visto esto, a tanta gente reunida de todos los partidos, de todos lados reunida», dijo Eliseo Martínez, asistente a la marcha.
Fue un festival en el que hubo también artistas plásticos, quienes pintaron murales e invitaron a niños y niñas a colorear y hacer dibujos en mamparas.
«Creo que fue algo muy mágico, porque de un lado vimos a los Provida y del otro a las feministas radicales, de un lado vimos a los del PAN y del otro lado vimos a los del PRI.
«Todos caminaron al mismo aliento y al mismo ritmo en busca de lo mismo: la paz de Culiacán. Esto apenas comienza», dijo Mayela Lara, organizadora de Culiacán Valiente.
«Queremos recobrar el espíritu sinaloense de que todos somos hermanos, el abrazo sinaloense, recuperar esa vibra de que somos unidos y podemos, ante la adversidad, juntos salir de ahí, y la marcha es una expresión de esto», señaló Alberto Kousuke, otro de los organizadores.
Entre los participantes también hubo psicólogos que otorgaron terapia a quienes aún sienten estrés postraumático por las balaceras y enfrentamientos de grupos criminales.